Ser decentes… mucho pedir?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Saúl Herrera Henríquez

Saúl Herrera Henríquez

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Será posible que en Santa Marta y en cada uno de los municipios del departamento sigamos apostándole abierta, burda, ruín, vil y descaradamente a prácticas y procederes electorales que rallan claramente en lo vulgar e indecente? Tendrá ello cuando parar? Podremos los magdalenenses hacer un alto en el camino ante tanta degradación, vergüenza y deshonor? 

Será que no sentimos como ciudadanos el más mínimo respeto ni consideración por nuestra ciudad capital, municipios y departamento? Será que no nos mueve tener sentido de pertenencia y pensar en unos territorios mejores para todos? Lo que se ve en nuestro acontecer político definitivamente da pábulo. No hay sentido de las proporciones. Se impone lo que avasalla, Su Majestad el dinero.

Por vía de ejercicio, me contaba alguien que en una oportunidad y cercana la fecha de unas justas electivas, se dio a la tarea de preguntar a un grupo de personas, que él suponía adecuadas para dicho ejercicio dada sus ocupaciones y supuesta connotación académica, si estarían dispuestas a votar para un Cuerpo Colegiado por una persona brillante; profesional; de importante trayectoria; con experiencia; con las mejores condiciones académicas; mostrado, probado y demostrado en los cargos que había ocupado debido a los logros, ejecuciones y realizaciones que había adelantado en los mismos; además de señalar otras virtudes, como también ser está una persona de principios, valores y espíritu elevado?, Recibiendo a coro y por toda respuesta, sin ningún análisis y sin ninguna válida reflexión: todo eso está bien, pero … tiene el billete? Horror de horrores, calamidad de calamidades, desatino de desatinos.

Será que es eso y sólo eso lo que nos mueve? Si episodios como el referido se suceden en quienes se suponen "personas" con formación, qué se deja para quienes no han tenido la oportunidad de educarse, culturizarse ni ilustrarse? Es eso lo que realmente queremos para nuestras gentes, pueblos y departamento? Es así como queremos y vamos a construir futuro? Es así como vamos a ir y tener un decente porvenir? Es así como vamos a alcanzar prosperidad, desarrollo, crecimiento, prospectividad, productividad, competitividad, conciencia colectiva, sentido de pertenencia, convivencia ciudadana e integral progreso?

No puede darse Santa Marta, como tampoco sus municipios y el departamento en su conjunto, el lujo de seguir jugándole a estas práctica y procederes "non santos" que para nada hablan bien de sus habitantes, y en cambio sí damos pie, como en efecto hemos dado, para aparecer como aparecemos y para que nos tilden como señalados estamos en el contexto nacional, como parias de la más baja estofa, al hacerle eco a tan sucias y asquerosas prácticas que desdicen de la democracia; y lo que es peor, no hacer nada por sacar de en medio a todos aquellos -ellos sí parias- quienes sin ningún entendimiento, comprensión ni discernimiento alguno, pendientes sólo de sus propios intereses sin importarles los intereses mejores y superiores de la colectividad. Esto tiene que cambiar so pena de seguir yendo, como yendo estamos hacia el abismo una y mil veces insondable de la indolencia, la indiferencia, el desinterés y la atonía.

Publicidad