Humillados!!!

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Lopez Hurtado

José Lopez Hurtado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

"Son curiosos estos tiranos que vienen  a reinar en nombre del Orden,  y, no encuentran otra manera de salvar la Libertad, que haciéndola ahorcar por sus genízaros, con las tripas de la Anarquía, que creen haber aplastado ". J.M. Vargas Vila.   "Saudades Tacitas".

 

Creemos que la manera displicente en que desde un principio el gobierno colombiano afrontó el problema de los desplazados desde Venezuela, fue el combustible que alentó este incendio de proporciones gigantescas que nadie sabe , a estas alturas, adónde  se propagará.

Faltaron decisiones, del protocolo diplomático sí, pero enérgicas y oportunas, pues apenas ahora después de una semana, al fracasar las reuniones de Cancillería, se llama en consultas al Embajador, cuando era esto lo que la práctica internacional aconseja debe hacerse de entrada.

Se perdió un tiempo valioso que le hubiera permitido a Colombia apaciguar la crisis, la cual se ha venido incubando desde hace varios años, y  la que Maduro quiere exacerbar para obtener réditos políticos, ya que no tiene otro libreto a la mano, cuando su país continúa en un proceso de desmoronamiento económico, social y político, además de manera inevitable, en vísperas de las elecciones de diciembre próximo.

Es innegable, por otro lado, la enorme capacidad, heredada de su antecesor, para disfrazar los escenarios e inventar enemigos externos que le permitan cubrir sus fracasos y su connivencia con las fuerzas siniestras que se mueven a su alrededor, y su complacencia con  el poder de las mafias venezolanas del narcotráfico, al decir de ABC de España, entre las que se encuentran varios militares de su cercano entorno.

Ese parece ser el verdadero eje del asunto, sólo que Colombia ofrece el argumento perfecto, de fácil asimilación, así para esto haya tenido que optar por prácticas neo-fascistas como las de violación al derecho humanitario que el mundo ha visto en imágenes horribles, propias de la Alemania hitleriana.

Colombia ha sido humillada por un gobierno extranjero, como nunca en su historia, y las salidas en falso de sus autoridades no aseguran que pueda haber formas de resarcimiento a las profundas heridas que se le han ocasionado al alma nacional. Los únicos instrumentos viables que pueden morigerar los penosos efectos de esta campaña morbosa de persecución y aleves afrentas contra  humildes colombianos es la consolidación, ojalá esta vez sí de manera permanente, no coyuntural, de una sólida unidad como pueblo, y la utilización por parte del gobierno, de los instrumentos internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la Corte Penal (CPI), para denunciar hasta sus últimas consecuencias, los agravios de que hemos sido objeto, impunemente.

Advertimos, y esperamos no equivocarnos, que la convocatoria de la cumbre de cancilleres de UNASUR, por las propias declaraciones apátridas de su secretario Ernesto Samper, no puede ser garantía alguna de imparcialidad en el manejo de la crisis, antes por lo contrario, tal vez sea la oportunidad apropiada para que Colombia renuncie a seguir siendo parte  de un organismo que se ha caracterizado por su inutilidad, y por su pronunciado sesgo político en favor de la llamada Revolución bolivariana.

Sería otra grave salida en falso de las autoridades colombianas, impulsar dicho encuentro, un canto a la bandera, con resultados previsiles.

Publicidad