El efecto Pigmalión

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

La gente rinde tanto como creas en ella. Suena extraño pero hoy en el mundo de la administración se tiene claro.
Es más, esta formulación se conoce con el nombre del Efecto Pigmalión. Su nombre se origina en la mitología griega, Pigmalión era un escultor que acabó enamorándose apasionadamente de una de sus obras llamada Galatea. Su amor por la escultura fue tan grande que la diosa Afrodita la convirtió en una mujer de carne y hueso.

Me parece que lo mismo ocurre en nuestras relaciones interpersonales, la gente que nos rodea toma muchas veces la forma que le damos, porque nuestra manera de tratarla la condiciona, es como si fuera una profecía que se cumple a sí misma, porque hacemos todo lo necesario para que suceda lo que pronosticamos.
Si algún papá considera que su hijo es un mediocre y que no puede sacar adelante algún proyecto personal, no solo se lo recalcará con sus palabras, sino que dejará de invertir los medios requeridos para que lo realice, no le confiará responsabilidades y el muchacho terminará siendo un ser humano inseguro, con miedos para enfrentar los embates de la vida.
La falta de confianza de las personas que le rodean le hará verse como alguien que nada le sale bien y no intentará emprender algún proyecto, porque se ha convencido que no tendrá éxito.

No podemos pretender que las personas que despreciamos y de las cuáles pensamos muy mal, tengan un muy buen desempeño. Eso no es posible, porque de alguna manera todo el mundo se comporta como lo traten.
Si te tratan como una persona educada seguro así te comportarás. En el campo de las relaciones interpersonales aquí encontramos un flanco de trabajo importante.
Nosotros estamos llamados a confiar y a creer en los hermanos, pues bien, hacerlo es una manera de ayudarlos a ser mejores.

En una empresa el talento humano tendría que estar siempre gobernado por una creencia positiva y generosa de él. Rafael Romero, citando a Robert Merton, define este efecto de la siguiente manera: Se designa con el nombre de "Efecto Pigmalión" las consecuencias que generan sobre el comportamiento de una persona las expectativas y creencias que se tienen de ella.
Si percibe que se le valora poco o que es tratada con desconfianza, esto se reflejará en sus acciones posteriores, mostrando resultados mediocres.
Si, por el contrario, percibe que sobre ella se deposita confianza y se le trata con consideración, su desempeño mejorará notablemente.

"Trata a un ser humano como es, y seguirá siendo como es. Trátalo como puede llegar a ser, y se convertirá en lo que puede llegar a ser" (Blaise Pascal).
Está demostrado que la confianza que los demás tengan sobre nosotros puede darnos la fuerza para poder alcanzar los objetivos más difíciles. Ésta es la base del efecto Pigmalión, que la psicología encuadra como un principio de actuación a partir de las expectativas ajenas.

Devuélveles la confianza a las personas que te rodean, hazles sentir que son valiosas y podrán tener éxito si trabajan con disciplina utilizando sus habilidades.
No te quedes anclado en las derrotas que ellas han experimentado, tal vez hoy sea un día para emprender nuevos proyectos, pero necesitan recobrar la seguridad en ellas mismas.

Más Noticias de esta sección

Publicidad