Unidos en paz defendamos la patria

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Ramón Palacio Better

Ramón Palacio Better

Columna: Desde el Centro Azul

e-mail: ramonpalaciobetter@yahoo.com

Atravesamos velozmente el año 2015 en medio de innumerables problemas y conflictos armados, que generan feroces contrariedades, enigmas y muchos inconvenientes; en realidad demostramos ante la sociedad colombiana y el mundo, que no estamos unidos, pero jamás dominados, como así lo demuestra la historia de los hechos ocurridos en el pasado y en el presente año.

Sin embargo, no solo los colombianos estamos desunidos, pues, existen muchas naciones que a pesar de su tradición y cambios centenarios de unión continental, no han logrado aún unirse en bloque cuyas acciones generen verdaderas posibilidades de crecimiento y eficacia.

Nuestros suelos americanos, tan solo con dos diferencias idiomáticas, tenemos una gran ventaja y porque pertenecemos a una sola realidad cultural y social de la patria grande, por la que lucharon nuestros libertadores. Esa inmensa patria pasando por sobre las divisiones geográficas, que se extienden desde México hasta Chile, es indudablemente una muestra horizontal de nuestra gran patria.

Es esa unión la que recuerda el grito del Libertador Simón Bolívar; "union, union y venceremos", expresiones que nos obliga a todos los colombianos conservar una gran armonía entre nosotros y con la ayuda de Dios, tal vez sea el único modo para que unidos salvemos nuestra patria en estos difíciles tiempos.

Si continuamos divididos seguiremos siendo merced de los oportunistas y tradicionales colonizadores de nuestras economías y de nuestras costumbres y manifestaciones. Unidos todos los colombianos de seguro que derrotaremos los intereses extranjeros que han despedazado y hecho trizas la unidad que por muchos años siempre hemos tenido.

Si bien es cierto que el conflicto interno que se adelanta hace más de 50 años, también es muy cierto que no se trata de una guerra entre todos los colombianos. Por tales razones, estamos obligados todos a realizar un esfuerzo patriótico.

Dejar las armas y los resentimientos particulares y colectivos para que por fin logremos concluir una gran obra de paz, con honor y esencial dignidad. La armonía y la unión siempre han sido unos principios fundamentales para la mayoría de indistintas y confusas situaciones que día a día presenta la vida pública.

Nuestro país está repleto de gentes que quieren a su patria en paz, por ello, estoy seguro que podemos lograrlo, mediante la armonía y unión entre todos, tradicionalmente maltratada intencionalmente para desunirnos, separarnos de manera inmisericordia, por extraños impulsos de exaltación, extremismo, fanatismo y agitación, que nos mantienen aturdidos, turbados y desorientados en toda la nación.

Debemos unirnos en lo fundamental, priorizando el afecto y la vocación de paz que siempre guardamos o escondemos irresponsablemente, "la paz es un sentimiento de patria y de bien común" así lograremos siempre pensar en lo nuestro y en nosotros mismos, en lo que debemos ser, suceda lo que suceda, ante todo debemos ser colombianos.

Ojala en estos tiempos podamos convertirnos en un conjunto de personas unidas y útiles asociadas entre sí de corazón y voluntad, amando y respetando a nuestra patria, desde luego y a nuestra nación. Nuestra madre patria, hoy en día continua atiborrada de adversidades múltiples y problemas muy graves que nos han dividido y nos seguirán dividiendo sin compasión alguna.

Estamos seguros que nuestra vida pública en armonía y unión, cobrarían inusitadas atenciones y comentarios en las diversas naciones que siempre han pretendido dominarnos y contribuido por décadas a intranquilizar nuestra existencia nacional; estoy convencido que todos unidos podemos defender al costo que sea, nuestros suelos, nuestros territorios y limites internacionales que por tradición nos pertenecen y podamos actuar con los que deberían estar las autoritarias y malas intenciones, pericias y mañas de Nicaragua y Venezuela, para apoderarse de lo que nos pertenece por derecho, intentando reducir nuestras áreas limítrofes internacionales en la Región Caribe del Atlántico.

Más Noticias de esta sección

Publicidad