Les Luthiers: “Inventamos una profesión y la fuimos haciendo cada vez mejor”

Les Luthiers harán gira por España con "Viejos hazmerreíres". EFE/José Luis Cereijido

Informe Especial
Tamaño Letra
  • Font Size

El grupo argentino de cómicos y músicos hablan sobre la convivencia entre los miembros originales y los nuevos, de la ausencia de Daniel Rabinovich y del desafío que les presenta construir los instrumentos a partir de materiales de la vida cotidiana, en una entrevista en Madrid.

Supieron conquistar la risa de generación en generación. Algo que adjudican al humor “sin groserías” al que apelan. Así lo logran desde hace más de medio siglo. Es que Les Luthiers -ellos mismos lo admiten- son de esos cómicos que basta con mirar para lanzar una carcajada.

“Inventamos una profesión y la fuimos haciendo cada vez mejor”, comenta a Efe Carlos López Puccio, uno de los lutieres originales del grupo, el de los pelos blancos alocados.

Según dice, él y sus compañeros aprendieron a hacer “un oficio que no existía” y, en su visión, lo han hecho “bastante bien”. “Eso espero”, aclara con el carisma que lo caracteriza.

El sexteto, conformado por el ya mencionado López Puccio, Jorge Maronna (otro de los originales), Tomás Mayer-Wolf, Roberto Antier, Martín O’Connor , Horacio “Tato” Turano y Marcos Mundstock (ausente en la gira actual), cumple 45 años desde su primera presentación en Madrid, cuando “había un dictador en España”, recuerdan.

Les Luthiers expondrán en los próximas presentaciones los instrumentos que ellos mismos crean. Foto: Lucía Fortin
Les Luthiers expondrán en los próximas presentaciones los instrumentos que ellos mismos crean. Foto: Lucía Fortin

Esa fue la primera vez que los artistas tuvieron que presentar, por la censura, sus guiones a un Gobierno.

Pero en la lista de nombres mencionada, falta uno fundamental: Daniel Rabinovich. Fue en agosto de 2015 cuando uno de los cómicos principales del grupo falleció tras una larga enfermedad, lo que significó un “golpe muy duro”, según indican sus compañeros.

“Daniel es inolvidable, ¿no? Todo el mundo lo tiene en su recuerdo con un cariño, una admiración y una diversión enorme. Porque ha dado y sigue dando mucha felicidad a través de Internet”, comenta Maronna, que compartió muchos años con quien fuera un gran amigo.

La música y los instrumentos curiosos

Su nombre, Les Luthiers, significa en francés “persona que construye, ajusta o repara instrumentos”, definición que está íntimamente ligada con una de las destrezas más admirables de este grupo: la música.

“Nuestros instrumentos a veces parece que son simulados, que son efectos sonoros. Pero nosotros nos enorgullecemos de que el 90 % son sonidos acústicos, suenan lo que la gente escucha”, manifiesta a Efe López Puccio.

Por esta razón, en sus próximas presentaciones los expondrán en la antesala del escenario del espectáculo.

El grupo humorístico y musical Les Luthiers soplando las velas de una tarta en Sevilla, con motivo de sus 52 años. EFE/ Raúl Caro Cadenas
El grupo humorístico y musical Les Luthiers soplando las velas de una tarta en Sevilla, con motivo de sus 52 años. EFE/ Raúl Caro Cadenas

Además, de acuerdo con lo expresado por Antier, “hay mucha gente a la que le da curiosidad cómo funcionan y los suelen ver desde lejos”.

En sus creaciones utilizan materiales de la vida cotidiana como sartenes, cucharas de madera, bidets, inodoros, duchas y hasta cocos.

 “En el caso de la marimba de cocos, desechamos cerca de 80 porque no se encontraba la nota buscada”, aclara Turano.

“Parte de la deforestación del Mato Grosso empezó con esto”, bromea Maronna y despierta la risa de todos sus compañeros.

El humor Sana

El humor sana y estos cómicos lo saben.  Cuentan  dos anécdotas en las que pudieron comprobarlo. Una de ellas trata del cuñado de un periodista conocido por el grupo que estaba deprimido porque había perdido su trabajo hace tiempo. Hasta que vio el espectáculo de Les Luthiers y empezó a sentir que la vida tenía otro sentido. Al relatar la historia, O’Connor se emociona.

Turano añade el caso de un hombre, desempleado ya hace unos años, que se les acercó en un café de Rosario (Argentina) y que, por consejo de su esposa, había decidido ir a verlos al teatro. “Nos vino a decir llorando que era la primera vez que se reía en tres años”, recuerda “Tato” mientras el resto hace memoria del momento.

El éxito de Les Luthiers no podría haberse logrado sin la exigencia y minuciosidad con la que hacen su trabajo. “Tenemos la referencia de la risa”, dice López Puccio y continúa: “Entonces, tenemos un inmediato ‘feedback’ y la consciencia de saber si una cosa está funcionando o no”.

El veterano grupo humorístico y musical Les Luthiers brinda en Sevilla por sus 52 años de historia. EFE/ Raúl Caro Cadenas
El veterano grupo humorístico y musical Les Luthiers brinda en Sevilla por sus 52 años de historia. EFE/ Raúl Caro Cadenas

“No hay lugar para relajarse”, dice Mayer-Wolf, el más joven del grupo, quien comenta que “la atención al detalle es algo que está muy presente” y se está constantemente observando por qué un chiste funciona y por qué no.

Lo que da lugar a O’Connor para lanzar una broma que provoca la risa de los seis: “Ellos (los originales) nos convirtieron en obsesivos”.

Además de que el secreto de Les Luthiers esté en la disciplina y en cierto temor en el equipo. La conclusión es que los ha favorecido, sobre todo, para llegar a públicos más jóvenes, que pudieron conocerlos a través de la pantalla.

Antiguos y nuevos integrantes

Les Luthiers necesitaron durante casi 20 años de un psicoanalista para la supervivencia del grupo en un momento en el que el fundador, Gerardo Masana, estaba a punto de fallecer.

Hoy, siguen experimentando modificaciones en el grupo, pero ya tienen experiencia en sortear dificultades y nuevos desafíos. 

Les Luthiers, en escena, en el espectáculo Viejos Hazmerreíres, que reúne una antología de las obras más celebradas del sexteto argentino.- EFE/José Luis Cereijido
Les Luthiers, en escena, en el espectáculo Viejos Hazmerreíres, que reúne una antología de las obras más celebradas del sexteto argentino.- EFE/José Luis Cereijido

Lo que no genera dudas es que los integrantes que se incorporaron posteriormente respiran la experiencia de los miembros fundacionales del grupo.

Al respecto, Turano dice: “Acá todos hacemos de todo y eso es lo bueno, porque aprendemos de los más nuevos y de los más viejos”.

“De los más venerables, querrás decir”, bromea López Puccio y demuestra que, aunque pasen los años, el humor para Les Luthiers siempre será más fuerte.

El éxito de Les Luthiers no podría haberse logrado sin la exigencia y minuciosidad con la que hacen su trabajo. “Tenemos la referencia de la risa”, dice López Puccio y continúa: “Entonces, tenemos un inmediato ‘feedback’ y la consciencia de saber si una cosa está funcionando o no”.

Más Noticias de esta sección

Publicidad