Noreste de Brasil pretende integrar abastecimiento de agua con ayuda de ONU

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
(EFE).- La región noreste de Brasil pretende integrar el abastecimiento y reutilización de agua, principalmente del desierto semiárido, con recursos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de la Naciones Unidas, según anunciaron este miércoles los gobernadores en visita a Roma.

La intención del proyecto “innovador y de integración”, que se busca financiar con recursos de la FIDA y del Gobierno federal, es sustituir a “mediano plazo” el abastecimiento en algunas zonas remotas y áridas que hacen los camiones tanque, señaló en un comunicado conjunto el gobernador de Ceará, Camilo Santana.
Según Santana, además de garantizar “el acceso al agua”, el proyecto la “reutilizará también para la producción” con sistemas más modernos y optimizar los recursos que el Gobierno gasta para esos servicios con camiones tanque, con un valor anual de 1.000 millones de reales (unos 250 millones de dólares) en la región.
Actualmente, el FIDA y el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES, fomento) tienen un programa con recursos de 200 millones de dólares para las zonas rurales semiráridas del nordeste.
El noreste brasileño es una región de 57,1 millones de personas y un producto interior bruto (PIB) de 898.100 millones de reales (unos 224.525 millones de dólares), 70 % del sector servicios.(EFE).- La región noreste de Brasil pretende integrar el abastecimiento y reutilización de agua, principalmente del desierto semiárido, con recursos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) de la Naciones Unidas, según anunciaron este miércoles los gobernadores en visita a Roma.La intención del proyecto “innovador y de integración”, que se busca financiar con recursos de la FIDA y del Gobierno federal, es sustituir a “mediano plazo” el abastecimiento en algunas zonas remotas y áridas que hacen los camiones tanque, señaló en un comunicado conjunto el gobernador de Ceará, Camilo Santana.Según Santana, además de garantizar “el acceso al agua”, el proyecto la “reutilizará también para la producción” con sistemas más modernos y optimizar los recursos que el Gobierno gasta para esos servicios con camiones tanque, con un valor anual de 1.000 millones de reales (unos 250 millones de dólares) en la región.Actualmente, el FIDA y el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES, fomento) tienen un programa con recursos de 200 millones de dólares para las zonas rurales semiráridas del nordeste.El noreste brasileño es una región de 57,1 millones de personas y un producto interior bruto (PIB) de 898.100 millones de reales (unos 224.525 millones de dólares), 70 % del sector servicios.

Más Noticias de esta sección

Publicidad