Panamá está preparada para combatir posibles disidentes de Farc en frontera

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
El Gobierno panameño dijo hoy que está "preparado" para combatir a posibles disidentes de la antigua guerrilla de las FARC en la frontera con Colombia y descartó que el país pueda sufrir en el corto plazo ataques como los ocurridos recientemente en Ecuador.


"Es una frontera difícil donde hay lugares que son muy aislados, pero nosotros tenemos los recursos en este momento para enfrentar situaciones de crisis. Estamos preparados para cualquier situación", afirmó este viernes el ministro panameño de Seguridad Pública, Alexis Bethancourt. El funcionario explicó que las fuerzas de seguridad panameñas mantienen contacto "diario" con sus pares colombianos y que el Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (Senafront) es "una institución muy fuerte que ha sido fortalecida en los últimos tiempos".

Bethancourt indicó que por motivos de seguridad no puede confirmar si actualmente hay algún grupo disidente establecido en el Darién, la selva que actúa como frontera natural entre Panamá y Colombia, pero aseguró que las fuerzas de seguridad panameñas descartan "en tiempos recientes" sucesos como los de Ecuador.

El Darién, donde actualmente viven cerca de 50.000 personas, la mayoría indígenas, es el único punto del continente donde se interrumpe la carretera Panamericana, que va desde Alaska hasta el Cabo de Hornos, la zona más meridional de Argentina. El titular panameño de Seguridad recordó que Panamá tiene experiencia en la lucha contra el crimen organizado y la guerrilla y se ofreció a compartirla con sus vecinos, ya que, en su opinión, este tipo de violencia solo se puede combatir con cooperación "regional".

"Es lamentable lo que está pasando en la frontera entre Ecuador y Colombia, pero (ambos países) van a conseguir llevar tranquilidad a esa área fronteriza", afirmó el ministro tras la inauguración en la capital panameña de un encuentro regional sobre seguridad marítima.

La zona es escenario de un momento de particular tensión, después de varios atentados atribuidos a un grupo disidente de las Farc liderado por Walter Patricio Arizala, alias "Guacho".

Las autoridades de Ecuador y Colombia señalan también al mismo grupo armado, con ramificaciones con el narcotráfico, como autor del secuestro y asesinato de tres trabajadores del diario El Comercio de Quito y el secuestro de dos civiles ecuatorianos. En medio de esa situación, Ecuador anunció que deja se ser garante del proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional (Eln) hasta que la guerrilla cese sus "actividades terroristas". EFE
Publicidad