Cuestionan perdón del Papa por abusos, tras ver a obispo de Osorno en misa

El perdón del papa generó una oleada de reacciones, en su mayoría positivas, como las del presidente electo Sebastián Piñera, quien calificó de "valientes" las declaraciones del pontífice.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
La presencia de Juan Barros desató polémica en círculos políticos y religiosos.

Santiago de Chile, (EFE).- La presencia del cuestionado obispo de la diócesis chilena de Osorno, Juan Barros Madrid, en la misa celebrada por el papa Francisco ante 400.000 personas en Santiago ha desatado la polémica en círculos políticos y religiosos que cuestionan la sinceridad del perdón ofrecido por el pontífice a las víctimas de abusos sexuales.

En sus primeras palabras en Chile este martes, el papa Francisco pidió perdón y dijo sentir "dolor y vergüenza" por "el daño irreparable causado a niños por ministros de la Iglesia".

En los días previos a la visita se había reavivado la polémica de los casos de pederastia en la Iglesia católica, que afectan a unos 80 religiosos chilenos, y desde diferentes sectores se había solicitado un gesto explícito del pontífice con las víctimas de los abusos, incluso una audiencia privada.

Francisco aprovechó su primer discurso ante las autoridades en el Palacio de la Moneda, sede del Ejecutivo, para referirse a este problema.

"Me quiero unir a mis hermanos en el Episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", dijo Francisco, quien evitó emplear la palabra "abusos".

El perdón del papa generó una oleada de reacciones, en su mayoría positivas, como las del presidente electo Sebastián Piñera, quien calificó de "valientes" las declaraciones del pontífice.

También hizo crítica

Hubo críticas, como las del periodista Juan Carlos Cruz, quien desde hace años viene denunciando los abusos cometidos en su parroquia de Santiago por Fernando Karadima, hoy apartado del sacerdocio.

"Basta de perdones y más acciones. Los obispos encubridores ahí siguen. Palabras vacías. Dolor y vergüenza es lo que sienten las víctimas", declaró Cruz.
Publicidad