Enfrentamiento jurídico por uso predios para instalación de torres de energía

Los afectados están a la espera de una decisión definitiva por parte de la justicia.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
Los propietarios de fincas del municipio se están en enfrentamiento con los empresarios de ISA debido a la falta de pago por los proyectos que dicha empresa está llevando a cabo en sus terrenos.

Por la construcción del proyecto hidroeléctrico Hidroituango, varios municipios de la costa Caribe quedaron incluidos en el camino que recorrería la línea de interconexión Chinú- Copey. En Plato, Magdalena, varias fincas empezaron a ser intervenidas en el avance de la construcción de torres eléctricas, sin embargo sus dueños alegan no haber recibido ningún un pago que justificara el gran trabajo realizado en sus terrenos ni mucho menos los daños secundarios que implican el paso de 500 mil voltios de energía.

La empresa de energía, vías y telecomunicaciones ISA, ha explicado a los involucrados que la ocupación de predios se realizó en ejercicio legal de Servidumbre Provisional, sin embargo el monto de dinero correspondiente no ha sido pagado a gran parte de los afectados, quienes dicen haber recibido únicamente un 10 por ciento de lo estipulado de manera unilateral por la compañía.

Uno de los motivos que más causa preocupación entre los dueños de predios es el desgaste del medio ambiente, ejemplares de flora y fauna estarían directamente afectados por los efectos de la radiación energética, sin olvidar las secuelas que pueden causar a los habitantes de las áreas cercanas a las torres y el cableado de alto voltaje. De igual manera, los cuerpos de agua también estarías comprometidos, deteriorando así la vida marina.

A todo esta situación, se le suma el hecho de que los propietarios estarían perdiendo autonomía sobre las los terreno ocupadas por ISA y deberán lidiar constantemente con la presencia de personas ajenas a sus fincas transitando entre ellas.

Así mismo, alegan la escasa retribución de la entidad en el municipio por el concepto de inversión social, que debería ser obligatorio en la intervención de este tipo de obras a gran escala.
La petición mínima de los afectados es la mejora social del entorno afectado, dando por hecho que los efectos reflejados en el medio ambiente son un caso irreversible.

Es por todo esto que la comunidad de Plato está a la espera de una decisión por parte de la justicia, con el objetivo de tomar frente en este caso que ha generado tanto rechazo entre los productores del municipio que buscan defender su propiedad.

Más Noticias de esta sección

Publicidad