Doce mujeres le ponen sabor a Tucurinca

Doce mujeres, habitantes del municipio palmero de Tucurinca, son protagonistas y beneficiarias del programa de Responsabilidad Social Empresarial de la Fundación Fundepalma.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
La Asociación de Mujeres Emprendedoras de Tucurinca, Asomuetuc, se ha especializado en ofrecer servicios de catering de cocina gourmet, al igual que planeación, diseño y logística para eventos y actividades que realizan las empresas extractoras de aceite de palma de la zona.

Doce mujeres, habitantes del municipio palmero de Tucurinca, son protagonistas y beneficiarias del programa de Responsabilidad Social Empresarial de la Fundación Fundepalma, el cual, a través de un proceso educativo y formativo, les brindó apoyo para constituir en 2018 la Asociación de Mujeres Emprendedoras de Tucurinca, Asomuetuc, organización que se ha especializado en ofrecer servicios de catering de cocina gourmet, al igual que planeación, diseño y logística para eventos y actividades que realizan las empresas extractoras de aceite de palma de la zona.


“La federación hizo una convocatoria en la cual fuimos seleccionados para dar a conocer la experiencia del proyecto. Este plan nació con el interés de abordar la problemática del corregimiento Tucurinca, golpeado por la pobreza, en el cual la mujer de hogar tiene una dependencia económica de su pareja, además en gran parte ejerce el trabajo informal y nuestra iniciativa buscaba que ellas incursionaran en el desarrollo económico local y a la vez se sintiera ese empoderamiento de la mujer”, afirmó Shary Mejía Ballesteros, Directora Ejecutiva de Fundepalma.

Como un aporte de estas empresas al territorio, se observa que: “Una de nuestras líneas de trabajo es la de generación de ingresos, la promoción del potencial productivo y el desarrollo económico de estas poblaciones. Asomuetuc, básicamente es un proyecto que viene desde 2015 con un proceso de formación en el ser y en el hacer, recuperando la vocación que tenían estas mujeres, para consolidarse como una unidad de negocios que presta servicios de catering”. Comentó la Directora Ejecutiva de Fundepalma.

El programa

La primera etapa del programa, se enfocó en talleres de emprendimiento y contó con la participación de 80 mujeres que fueron certificadas por el Sena en creación de negocios, administración y marketing. Lo anterior, permitió que las doce beneficiarias tomaran la decisión de asociarse con el propósito de generar ingresos que aportaran a la sostenibilidad economía del hogar, ya que en muchos casos estas mujeres son esposas y familiares de trabajadores del sector palmero.

“Las expectativas han sido muchas respecto a este negocio, así como los beneficios para nosotras como mujeres. Asomuetuc se conformó hace un año con un capital semilla de un millón de pesos, y hasta el día de hoy, nos ha ido muy bien, hemos tenido la posibilidad de trabajar con extractoras como El Roble y además, darnos a conocer en el municipio de Tucurinca”, manifestó Saray Hurtado, representante legal de la Asociación.

Aspiraciones

Para 2019, este grupo de mujeres aspiran tener su propia casa de eventos con todo lo que necesita para emprender este proyecto. De esta manera, desde el sector palmero se ha buscado el desarrollo del capital social de las regiones, impulsando el progreso de los proyectos de vida de las comunidades de las zonas palmeras.

Este compromiso con los entornos sociales se ha venido impulsando desde la Federación Nacional de Cultivadores de Aceite de Palma, Fedepalma, donde: “En el marco de la gestión gremial y a partir de nuestra convicción con la sostenibilidad, y por tanto, con nuestro entorno ambiental y social, se vienen promoviendo diferentes acciones y prácticas para identificar y resaltar a colombianos y al mundo en general las cosas maravillosas que estamos haciendo por el desarrollo sostenible de nuestro país”. Explicó Andrés Felipe García, Director de Planeación Sectorial y de Desarrollo Sostenible de Fedepalma.

Fundepalma

Fundepalma, en sus 17 años de trayectoria, ha estado comprometida con la sostenibilidad social de la agroindustria palmera, gestionando y ejecutando iniciativas sociales en las áreas de educación, vivienda, salud y medio ambiente. Estos proyectos se han encaminado hacia el bienestar de las comunidades con base en su empoderamiento, lo cual ha impactado de manera positiva en la calidad de vida de los entornos sociales donde tiene presencia el sector palmero. Esta fundación canaliza la solidaridad de siete empresas extractoras de aceite de palma: Aceites S.A., El Roble SAS, Palmaceite S.A., Frupalma S.A., Palmagro S.A., Gradesa S.A., Sicarare SAS y la comercializadora Bio Costa.

La primera etapa del programa, se enfocó en talleres de emprendimiento y contó con la participación de 80 mujeres que fueron certificadas por el Sena en creación de negocios, administración y marketing.

Más Noticias de esta sección

Publicidad