Parque Tayrona sigue siendo el hábitat natural del ocelote

Las imágenes de las cámaras trampas permitieron observar un ocelote (Leopardus pardalis) y también venados, paujiles, guartinajas, entre otras especies.

Departamento
Tamaño Letra
  • Font Size
El Parque Tayrona sigue siendo el hábitat natural del ocelote (Leopardus pardalis). Así lo demuestran las imágenes obtenidas por el equipo de Investigación y Monitoreo del Área Protegida, que avistó a este espécimen a través de la herramienta de cámaras trampa en el sector de Cañaveral.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Uicn, esta especie es ‘vulnerable’ puesto que existe una tendencia decreciente en sus poblaciones y es ‘amenazadas’ como la cacería, el tráfico de pieles, el atropellamiento, la reducción de su hábitat por los cultivos y la ganadería, entre otros aspectos. Igualmente, el Leopardus pardalis está incluido en el apéndice II del Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites) y está categorizado como especie ‘En peligro’ por la Endangered Species Act.

Elkin Hernández Rolong, biólogo del subprograma de Investigación y Monitoreo del Parque Nacional Natural Tayrona, explicó que esta especie está asociada a vegetación en buen estado de conservación.
A la fecha hay registro de su presencia en varios sectores del Parque Tayrona, desde el bosque húmedo hasta el seco, lo que es un buen indicador ambiental.Agregó que el ocelote es una especie de mamífero carnívoro de la familia Felidae, que se encuentra distribuido en América, es terrestre, pasa la mayor parte del día durmiendo en las ramas de los árboles o escondidos entre la vegetación y se alimenta de mamíferos medianos y pequeños como monos, murciélagos, conejos, venados, entre otros. También come gallinas, roedores, reptiles (caimanes jóvenes, lagartos y serpientes) y los huevos de las tortugas.
Las imágenes de las cámaras trampas que se descargaron también permitiendo registrar venados, paujiles, guartinajas, entre otras especies, que se movieron libre y tranquilamente durante el descanso del Parque Tayrona.

Resultados de recursos hidrobiológicos
De otra parte, se consolidaron los resultados del subprograma de Recursos Hidrobiológicos del Área Protegida, en el que se mantuvieron las actividades de restauración de los ecosistemas marinos por medio de la estrategia de ‘Guarderías de Corales’, logrando la instalación de 120 fragmentos con un tamaño de 10 centímetros en promedio de coral cacho de venado (Acropora cervicornis) en la bahía de Neguanje, específicamente en Playa del Pozo.
Carlos Aponte, técnico en Recursos Hidrobiológicos, informó que además se realizó el seguimiento a las guarderías de coral de cacho venado y cuerno de alce, que fueron instaladas en junio de 2017 en el mismo sector, observando que las colonias tuvieron un éxito de sobrevivencia de 98% y una ganancia de volumen ecológico de 145 veces del tamaño inicial, que tenían cuando fueron sembradas. Lo anterior fomenta la recuperación de la estructura de tridimensionalidad de las colonias y su función como hábitat de cría y refugio para las especies asociadas a las formaciones coralinas.

Jornada ecológica
El personal del Parque Nacional Natural Tayrona con el apoyo de la Unión Temporal Concesión Tayrona y un grupo de operadores de servicios ecoturísticos realizó una jornada ecológica.
José Cadena, representante de la agencia Tayrotaganga Express, destacó la actividad ambiental y ecoturística y el buen estado de recuperación del Parque Tayrona.
“Este es un eje central de Santa Marta, la parte más visitada y por consiguiente se debe mantener la conservación de la naturaleza”, dijo.
Esta actividad incluyó un recorrido por el sendero Nueve Piedras, en el que se destacan impactantes paisajes e importantes elementos de la cultura indígena de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Más Noticias de esta sección

Publicidad