El mar Caribe recibe a más de 550 ejemplares de tortugas marinas

Las siete especies de tortugas marinas que existen mundialmente, se encuentran en alguna categoría de amenaza, según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Distrito
Tamaño Letra
  • Font Size
Durante unos ocho meses, centenares de tortugas caguama y carey, provenientes de las playas del sector Mendihuaca - Don Diego, fueron cuidadas mientras alcanzaban una talla adecuada y ayer finalmente fueron introducidas al mar en Casa Grande.

Por Wendy López Picón
Redacción EL INFORMADOR

En el Parque Tayrona, específicamente en la playa Casa Grande, se llevó a cabo el 18º Evento de Introducción al Medio Natural de Juveniles de Tortugas Marinas, realizado por el Proyecto de Conservación Petrobras, el Acuario Mundo Marino y la Universidad Jorge Tadeo Lozano, con el apoyo de Terlica del grupo Daabón.

En esta oportunidad, alrededor de 200 personas, entre voluntarios, visitantes, empresarios y organizadores, se dieron cita en Casa Grande para ingresar al mar más de 550 ejemplares de tortugas caguama o cabezona (caretta caretta) y carey (eretmochelys imbricata) provenientes de las playas del sector Mendihuaca - Don Diego, las cuales estuvieron en la fase de levante entre 9 y 10 meses.

"El Grupo Daabón, por medio de Terlica, se enorgullece de hacer parte de estas actividades enmarcadas en el convenio establecido con Mundo Marino, con el que fomentamos el cuidado de tortugas y mamíferos marinos. Esta es tan solo una de las actividades que hoy le regala a nuestros mares cientos de tortugas", expresó Carolina Torrado, jefe de Gestión Ambiental del grupo Daabón.

Procesos de introducción

Estos procesos de introducción son de gran importancia, puesto que las siete especies de tortugas marinas que existen mundialmente se encuentran en alguna categoría de amenaza, según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Uicn, y el libro rojo de reptiles del país.

El Caribe colombiano cuenta con cuatro de estas, las cuales anidan en sus playas y otras dos son reportadas como visitantes ocasionales.

Una de las biólogas que lidera este proyecto es Aminta Jáuregui, directora del programa de conservación de tortugas y mamíferos marinos de Mundo Marino.

Jáuregui explicó a EL INFORMADOR el proceso que se debe seguir para la introducción de estas especies a su hábitat.

“El proceso empieza en las playas de la región, por las que caminamos todas las noches tratando de interceptar a la mamá tortuga que va a venir a dejar su nidada. En las tortugas no hay cuidado parental, es decir, no se queda la mamá mirando el nido, entonces son 60 días que tenemos nosotros para ayudar en ese proceso. Como buena madre, la tortuga escoge el mejor sitio para poner la nidada, pero la tortuga no conoce toda esa dinámica y cambio que tienen nuestras playas y las costas”, precisó la bióloga marina.

Después de 60 días que están a cargo del programa y en incubación, los huevos eclosionan; algunos son liberados inmediatamente, pero otros neonatos, como los que fueron liberados ayer, son llevados a los sistemas tortugarios de Mundo Marino, donde los mantienen por seis y ocho meses hasta que tienen la talla adecuada para defenderse de los depredadores.

Alimentación

Durante los seis y ocho meses en que las especies son cuidadas, su alimentación es a base de pescado picado, pero también los expertos hacen enriquecimiento, dándoles gelatina, mariscos, es decir, les proporcionan esos elementos que ellas van a coger cuando estén en el mar cerca a los pastos marinos y los corales.

Código de reconocimiento

Las tortugas son liberadas con un código, para luego del acople a su entorno natural y su crecimiento, puedan ser reconocidas en años. “Nosotros, después de 20 años, hemos recibido reportes de juveniles en varias partes del mundo, lo que quiere decir que a pesar que están seis meses en nuestro sistema, tienen toda la capacidad para acoplarse y hacer parte de las poblaciones que están en el medio natural. Esperamos que, si son hembras, cuando tengan más o menos 20 años, vengan a dejar sus huevos acá y que el proceso continúe”, manifestó Jáuregui.

Las tortugas son consideradas especies sombrillas, puesto que tienen que ver con muchos otros aspectos de la zona costera, como la erosión, la invasión, las basuras, etc.
Otras tortugas serán introducidas hoy en la desembocadura del río Don Diego.

Más Noticias de esta sección

Próximos Eventos

Publicidad