Etnias de la Sierra Nevada, costumbres ancestrales que se conservan en el tiempo

Los Arhuacos, Wiwas, Koguis y Kankuamos son descendientes de los Tayronas.

Especiales 61 Años
Tamaño Letra
  • Font Size
Aunque para muchos no hay diferencias entre los indígenas de las etnias que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta, hay detalles como la vestimenta, la lengua y las costumbres, que los caracterizan.

Por: Pedro Mercado Barraza
Redacción EL INFORMADOR

Durante siglos, cuatro etnias indígenas han habitado la Sierra Nevada de Santa Marta, el macizo montañoso que se encuentra en el extremo norte de Colombia.

En sus laderas viven cuatro pueblos indígenas diferentes, pero emparentados entre sí: Arhuaco, Wiwa, Kogui y Kankuamo.

Estas etnias forman parte del gran tronco lingüístico Chibcha, con la particularidad de que entre sí no se entienden, lo que quiere decir que tienen lenguajes parecidos, pero no iguales.

Estos cuatro grupos son descendientes de los Tayronas

Manteniendo distintas formas de convivir con su entorno, los Arhuaco, Wiwa, Kogui y Kankuamo, se encuentran ubicados en sitios considerados estratégicos, según las necesidades de cada uno.
Los kogui usualmente caminan a pie descalzo debido a una creencia que afirma que así generan mayor contacto y relación con la tierra.
Los kogui usualmente caminan a pie descalzo debido a una creencia que afirma que así generan mayor contacto y relación con la tierra.

Kogui

Es una comunidad indígena que se encuentra en la vertiente norte, en los valles de los ríos Ranchería, Tapias, Ancho, Jerez, Palomino, San Miguel, Garavito, Don Diego y Buritaca.
Este es el pueblo que mejor ha mantenido sus tradiciones, conservando sus rasgos y atuendos.

Las mujeres tejen las mochilas con fique y en algodón, este último también es utilizado por los hombres para tejer los trajes de sus familias. El telar es de uso exclusivo de los hombres.
Los hombres Kogui visten con un pantalón ancho que termina a unos 20 centímetros debajo de las rodillas, una camisa larga de mangas anchas y llevan siempre dos o más mochilas colgadas sobre el torso.

Usualmente caminan a pie descalzo debido a una creencia que afirma que, si van andando descalzos generan mayor contacto y relación con la tierra. Esta costumbre ha sido mantenida por hombres y mujeres de distintas generaciones de esta tribu durante años.

Las mujeres llevan atuendos como falda, la cual va enrollada al cuerpo, cubriendo la parte superior de su torso con un pedazo de tela sobre un hombro dejando el otro descubierto. También llevan sobre su cuello collares, elaborados con piedras que son combinadas con “chakiras”, estos también son utilizados por las niñas como adorno.

Los hombres suelen ser de estatura baja, 1 metro con 50 centímetros aproximadamente, torso ancho y cabellera larga, que para ellos representa jerarquía.

Los Wiwas tienen una vestimenta similar a la de los Koguis, la diferencia se encuentra en que estos utilizan el pantalón más largo y llevan consigo un sombrero de alas fabricado en “cañalata”.
Los Wiwas tienen una vestimenta similar a la de los Koguis, la diferencia se encuentra en que estos utilizan el pantalón más largo y llevan consigo un sombrero de alas fabricado en “cañalata”.

Wiwa

Los Wiwa se encuentran ubicados en la parte baja de la Sierra Nevada, hacia el sur de la Guajira y algunas cuencas del Cesar.

En la mitología Wiwa, se dice que este nombre es asociado al calor, su lengua nativa es el Damana.

Estos tienen una vestimenta similar a la de los Kogui, la diferencia se encuentra en que los Wiwa utilizan el pantalón más largo, sobrepasando las rodillas como comúnmente es usado por los Kogui y llevan consigo un sombrero de alas fabricado en “cañalata”.

Los Wiwa tejen sus mochilas en materiales como lana y fique, las mujeres utilizan la mochila de fique y llevan consigo un trapo rojo, siendo un símbolo asociado al gallinazo Cathartes aura, animal que representa un pensamiento muy especial para las mujeres.

El pueblo Wiwa atraviesa por un conflicto territorial, lo que ha afectado el desarrollo de las labores que tradicionalmente hacía en sus aldeas. Las mujeres Wiwa son hoy en día empleadas domésticas, los hombres son jornaleros y los niños asisten a escuelas improvisadas.

Los Arhuacos nunca suelen salir sin sus mochilas.
Los Arhuacos nunca suelen salir sin sus mochilas.

Arhuaco

El pueblo Arhuaco se encuentra a mayor altura, ubicado en lo que se considera la capital del resguardo indígena Nabusimake (vertiente nororiental). Desde aquí suelen tener comunicación y compartir con los demás pueblos, ya sea para intercambio de alimentos o de cualquier otro material. También son los Arhuacos los que han estado en mayor contacto con el mundo occidental.

Su orden jerárquico se encuentra organizados por oficios, es decir, tienen una organización política conformada por un sakuko, cabildos mayores y menores, por último el sabedor denominado Mamo. También son conocidos como el pueblo Ijka o Iku, nombre prehispánico antes del cruce o encuentro con la modernidad.

En cuanto a sus atuendos, las mujeres Arhuacas, en relación con los pueblos Wiwa y Kogui, utilizan un traje elaborado con un material que se llama cotón, este lo llevan cruzado de un hombro a otro.

Los Arhuacos nunca suelen salir sin su mochila, además de ello, van siempre con un elemento muy representativo del grupo indígena, el poporo, este es elaborado con un material fabricado a base de un árbol endémico o nativo, llamado calabazo.

Los Arhuacos suelen mantener el cabello largo y llevan un sombrero en forma de cono llamado toczuma.

Los Kankuamos, pese a los embates a través de la historia, han hecho un ejercicio colectivo de memoria y han logrado revitalizar prácticas culturales determinantes de su identidad.
Los Kankuamos, pese a los embates a través de la historia, han hecho un ejercicio colectivo de memoria y han logrado revitalizar prácticas culturales determinantes de su identidad.

Kankuamo

Los Kankuamos comparten la cultura y la tradición con los demás pueblos que cohabitan la Sierra Nevada. Según su cosmogonía, cada uno de los pueblos representa “una pata de la mesa”, conformada por la Sierra, y ellos son los guardianes del equilibrio del mundo.

La mayoría de ellos se concentra en el departamento del Cesar, en donde habita 96 por ciento de la población. Le sigue La Guajira y Bogotá con el 0,8. Estos dos departamentos y la capital del país concentran el 98,46 por ciento poblacional de este pueblo.

Los Kankuamos representan el 0,91 por ciento de la población indígena de Colombia. La población Kankuama que habita en zonas urbanas corresponde al 19,87 por ciento (2.526 personas), cifra ligeramente inferior al promedio nacional de población indígena urbana que es del 21,43% (298.499 personas).

Los Kankuamos perdieron su lengua y vestido tradicional, estos están muy mestizados, pero aún son considerados indígenas de la Sierra Nevada.

Los Arhuacos habitan en la parte alta de la Sierra Nevada.
Los Arhuacos habitan en la parte alta de la Sierra Nevada.

Escogencia de los Mamos:

La escogencia y preparación de un indígena para convertirse en un Mamo, es un proceso de muchos años, el cual comienza con la escogencia desde niño.

El Mamo determinan qué niño tiene ciertas condiciones, la madre lo entrega y el líder con toda autoridad lo cría. Cuando tienen cierta edad, los niños comienzan a vivir en los templos y no pueden ver el sol durante 18 años, ni tener contacto con nadie más. Además el pequeño es educado con bondad y nobleza durante todo ese tiempo, por lo que no sabrá lo que es el odio ni la maldad.

Además también escogen a mujeres, igual como lo hacen con los niños, porque se convertirán en las esposas del Mamo, ya que un hombre con ese nivel intelectual no se puede casar con cualquiera, tiene que ser con una persona preparada como él, ya que esa será su compañera durante toda la vida.

No puede haber un Mamo soltero, si la mujer de este muere, le dan una segunda, pues debe conservar la unidad familiar.

Los Mamos son personas con mucha capacidad y poderes que pueden dejar a un mestizo con la boca abierta, son personas formadas bajo un parámetro muy rígido.
Escrito por:
Autor: Arnol Sarmiento Cueva

Publicidad