Pasa de castaño a oscuro

Los implicados en el escándalo: a la izquierda Obdulio Torres, arriba, Justo Ramón Zayas, derecha, Vicente Sánchez.

Sopla Ciclón
Tamaño Letra
  • Font Size

En una publicación de EL INFORMADOR de agosto del 68, se evidenció que la crisis dentro de la nómina de club tocó  fondo.


“Zayas amenazó con revólver al entrenador Vicente Sánchez”, era el titular durante el momento más crítico.

El portero Justo Ramón Zayas, según el reporte, irrumpió de forma agresiva al hotel donde se hospedaba el DT del Unión Vicente Sánchez.

El futbolista le lanzó improperios y luego sacó un revólver. “La dueña del hotel Ile de France, tuvo que llamar a la Policía, por lo que tuvo que escapar del sitio”.

Según Sánchez “Zayas no quiso practicar el día de hoy, y no sé qué cuentos e llevaría Torres (Obdulio), que a las diez de la mañana se me presentó al hotel haciéndome reclamos.

Yo le contesté que fuera a reclamar al club y entonces me sacó un revólver.

En rueda de prensa convocada el 13 de agosto el presidente de Unión, Álvaro González, entregó detalles del conflicto al interior del grupo de jugadores.

“De hace tiempo se venía presentado una situación de tirantez entre los jugadores Torres y Zayas con el entrenador Sánchez, debido a la posición que venían ocupando en el equipo”, explicó el directivo.

Se refería a los cambios que venía haciendo el entrenador con el fin de mejorar el rendimiento y los resultados en el segundo torneo el cual desmejoraba con los partidos.

“Quiero expresar que todo comenzó con la expulsión de Guillén (Avelino, un delantero paraguayo que que poco figuró en el equipo). Este jugador era un indisciplinado y demasiado problemático.

González Riascos aseguró ante un grupo de periodistas que Vicente Sánchez no había tenido nada que ver con la decisión, pero al parecer los jugadores Zayas y Torres (paisanos de Guillén) creyeron que sí había intervenido, por lo que no se lo perdonaron.

Ante esto la junta de socios del equipo optó por marginar al arquero  Justo Ramón Zayas y al defensor Obdulio Torres.

Días después el mismo Zayas declaró a la prensa local que se encontraba arrepentido por lo sucedido. “Me siento moralmente acabado”, dijo.

“Si no regreso al Unión Magdalena me retiro definitivamente del equipo”, puntualizó en entrevista.

A pesar del impasse, ambos jugadores limaron asperezas con entrenador y directivos, reapareciendo el domingo de octubre ante Deportes Tolima en el Eduardo Santos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad