Con la llegada de dos argentinos y el retorno de Santiago Silvera, Unión cerró contrataciones

Deportes - Local
Tamaño Letra
  • Font Size

Dos argentinos y el delantero atlanticense Santiago Silvera se convirtieron en los últimos refuerzos del Unión Magdalena en arribar a la ciudad para afrontar la temporada de ascenso.

Carlos Julián García, quien viene procedente del Club Atlético Alianza San Juan de la Primera B de Argentina y Eduardo Aníbal Domeneghini, ex militante del Deportes Concepción de Chile, fueron los gauchos que llegaron al Unión y que hoy harán el primer entrenamiento en firme en la cancha de la Universidad del Magdalena a partir de las siete de la mañana.

Con estos tres jugadores, el Unión Magdalena cerró su libro de contrataciones, de acuerdo a lo señalado ayer por el técnico bananero Carlos Silva.

Carlos Julián García, nació en San Juan república de Argentina, cuenta con 28 años de edad. Su posición habitual es la de delantero, pero también actúa como centro organizador. Mide 181 cms, pesa 75 kg y considerado un jugador veloz.

De acuerdo a lo que se conoce del jugador, es un delantero por todo el frente de ataque con buen cabezazo y disparo de media distancia. Rápido y potente. Pierna dominante izquierda, desequilibrante con buen manejo de pelota.

Puede jugar de volante de creación o por izquierda, con buena dinámica y buena presencia en el campo de juego.

En la temporada 2010-2011 fue titular en 18 de los 20 partidos que jugó su anterior equipo. Marcó seis goles e hizo tres pases gol.

De otro lado, Eduardo Aníbal Domeneghini, nació el 15 de marzo de 1985 y quien viene de actuar en Deportes Concepción de Chile.

Domeneghini inició su carrera en las divisiones inferiores de San Lorenzo de Almagro, donde además permaneció una temporada en el primer equipo.

Posteriormente emigró a Paraguay, donde fichó por el Olimpia, club donde no logró tener mucha continuidad. Regresó a Argentina para jugar por el club Comunicaciones.

A inicios de 2008 firmó con Unión San Felipe, donde se convirtió en el segundo goleador de la Primera B con 9 tantos. Su buena campaña despertó el interés de la Unión Española de la Primera División, club que fichó a mediados de año al jugador, quién firmó un contrato por 4 años.

Para agosto de 2009, Domeneghini pidió al entrenador Luis Hernán Carvallo ser enviado a préstamo para tener más regularidad que en el cuadro hispano, situación que fue aprobada y se le ofreció una amplia gama de opciones, las cuales fueron desechadas por Domeneghini en su oportunidad. Posteriormente se embarcó rumbo a Argentina para buscar club. El club le solicitó tener todo claro dos días antes del cierre de pases del fútbol chileno, debido a su situación de extranjero y el cupo que copaba por dicha condición. Sin embargo, el plazo se acabó y Aníbal Domeneghini no apareció en los entrenamientos. Por esta situación, Unión Española no pudo fichar al goleador de torneo uruguayo Liber Quiñones, el cual arregló su traspaso al club de Colonia para enero de 2010. Finalmente, Domeneghini retornó al club el 8 de octubre para ponerse a disposición del nuevo entrenador, José Luis Sierra, declarando que su ausencia se debió a problemas de carácter personal y familiar. Llegó a Deportes Concepción como refuerzo para el segundo semestre de 2011 con el objetivo de cumplir el ascenso con el cuadro lila. Y ahora se da su vinculación al Unión Magdalena.