Rememoran los espacios que inspiraron a Cervantes

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size

Argel, 23 abr (EFE).- Los baños, las callejuelas y los caminos de Argel son aún, cinco siglos después, testigos del azaroso destino del escritor español Miguel de Cervantes, que tuvo en su cautiverio en esta ciudad una de sus fuentes de inspiración.

Como cada 23 de abril, el Instituto Cervantes y la embajada española en la capital argelina le rindieron homenaje con un viaje en el tiempo desde el bastión en el que supuestamente fue encarcelado, en el distrito Casbah, hasta la cueva donde se ocultó en 1577 durante uno de sus intentos de fuga.

Arnault Mami, un corsario de origen albanés, capturó a Cervantes en 1575 en la costa de Palamós cuando éste regresaba de Nápoles en la galera Sol, y lo entregó al gobernador turco de Argel.

Los historiadores opinan que el hecho de llevar consigo las cartas de recomendación de don Juan de Austria y del duque de Sessa hizo pensar a sus captores que el escritor era una persona importante y, por ello, pidieron para liberarlo quinientos escudos de oro. 

"Don Quijote y todas las obras de Cervantes fueron pensadas en Argel, durante los cinco años que vivió aquí" , explicó este martes a Efe el historiador argelino Abderrahman Jelifa

"Vio una nueva sociedad. Por eso podemos decir que Cervantes, el manco de Lepanto, se convirtió aquí en Cervantes el literato, el novelista y debe a Argel su popularidad", expuso Jelifar, una versión muy discutida por los expertos.

Lugares como Bab el Oued o Bab el Azun aparecen en otras obras del autor como "Los baños de Argel" o "El gallardo español", "La gran sultana" o el episodio "La historia del cautivo", que forma parte del Quijote.

"Quedó muy fascinado por Argel, descubrió una nueva tierra, lo que se refleja en varios pasajes de sus obras", insistió Jelifa, que guió al cuerpo diplomático en la visita organizada por el Instituto Cervantes en colaboración con la Embajada de España.

Vendido como esclavo a Dali Mami, rico corsario de origen griego que lo retuvo en la Casbah, Cervantes pasó cinco años en Argel.

"Fue uno de los cautivos más prestigiosos que conoció Argel", recordó el historiador frente a la gruta, ya al final del recorrido, situada en el barrio de Belcourt, en el que nació el escritor francés Albert Camus.

Antes, la comitiva paró en Beb Djedid, la única puerta de la Casbah o ciudad amurallada en la que permanece la huella de la historia otomana de Argel, para adentrarse en el Hamam Sidna o "baño de nuestro señor", el más antiguo de un barrio que comenzó a construirse el mismo año de la llegada de Cervantes.

El periplo prosiguió después hasta el espectacular palacio otomano de Mustafa Pachá, tío de Hasan el Veneciano, regente de la ciudad entre 1577 y 1580 y amo de Cervantes durante sus últimos años de cautiverio.

Algunos metros más adelante, la comitiva se detuvo en el palacio de "Lala Aziza" y la mezquita de "Yamaa al kebir" (la Gran Mezquita), construida en 1097 por Yusuf Ibn Tachfín en estilo almorávide, en una época de gran influencia del arte andaluz.

Por último, los embajadores ascendieron por las colinas de Argel hacia la gruta, en los antiguos jardines del Alcayde Afan, donde Cervantes supuestamente permaneció escondido junto a un grupo de cautivos a la espera de que llegara un navío que debía recogerlos para llevarlos de vuelta a España.

En este último lugar el embajador de España en Argel, Fernando Morán, leyó un pasaje de "Don Quijote de la Mancha".

La ruta, que se realizó por octavo año consecutivo, sirvió asimismo para inaugurar la primera edición de la Semana de la Lengua Española en Argelia, una serie de actividades culturales programadas hasta el próximo día 28 de abril

Conciertos, conferencias y lecturas comunes forman parte de una iniciativa emprendida por el Instituto Cervantes de Argel con la colaboración de las embajadas de España y de los países latinoamericanos acreditados en Argelia (Argentina, Chile, Colombia, Cuba, México, Perú y Venezuela).

"El objetivo es hacer de esta semana un evento anual", explicó a Efe el director del Instituto Cervantes de Argel, Antonio Gil Carrasco.

Idioma oficial de 21 países, el español es una de las seis lenguas oficiales de la ONU, la segunda más hablada del mundo, después del chino mandarín, y la más estudiada tras el inglés. EFE 

Más Noticias de esta sección

Próximos Eventos

Publicidad