Asilo Sagrado Corazón de Jesús cambia de administración

Las integrantes del Voluntariado Social del Asilo Sagrado Corazón de Jesús: Olarys Corrales, Patricia Riaño, Emma Dávila, María Cristina Meléndez, Sonia Sánchez, Elsy Abello, Cora de Soto, Margarita Sánchez, Cecilia Paredes, Josefina Daníes, Carmenza de Diazgranados, Sarita de Diazgranados, Tere de Fernández De Castro y Magaly de Fernández De Castro./Foto Orlando Marchena.

Entretenimiento
Tamaño Letra
  • Font Size
Desde hoy, la Fundación Centro de Bienestar para Ancianos Los Sagrados Corazones de Jesús y María, asume la dirección de esta institución.

Por: Sandy Almeida
Redacción EL INFORMADOR

Con el objetivo de seguir garantizando cuidados y bienestar a ancianos en Santa Marta, el Asilo Sagrado Corazón de Jesús, el único centro de atención geriátrica de Santa Marta, entra en una nueva etapa.
La institución, que pasa a llamarse Centro de Bienestar para el Anciano Los Sagrados Corazones de Jesús y María, cambiará de administración.

Luego de casi 20 años de estar bajo la administración del Voluntariado Social Sagrado Corazón de Jesús; una organización sin fines de lucro conformada por un grupo de mujeres dedicadas a servir a la ancianidad; el centro de atención geriátrica ahora será responsabilidad de una nueva fundación llamada Los Sagrados Corazones de Jesús y María.

La decisión, según Emma Dávila, presidenta de la Junta Directiva del Voluntariado, se debe a la falta de recursos para la institución. “Esto no es algo nuevo, desde hace varios años estábamos contemplando la idea de que la curia administrara el asilo. A raíz de las dificultades económicas por las que atraviesa el voluntariado, se tomó la decisión de que fuera la parroquia Los Sagrados Corazones de Jesús y María la que asumiera la administración, ya que para la iglesia es más fácil conseguir donaciones, incluso del exterior”, expresó.

La fundación fue creada como una institución de tipo eclesial que tiene la intención de trabajar en mancomunadamente con el voluntariado, para mejorar las condiciones del asilo y mejorar la cobertura del mismo.

El voluntariado

Hace 30 años, ante la difícil situación económica que atravesaba el asilo en esa época, un grupo de mujeres de Santa Marta, incluyendo primeras damas del distrito y el departamento, tomó la decisión de apoyar la labor de cuidar a los adultos mayores, ayudando a conseguir recursos para la manutención, fue así como nació el Voluntariado Social Sagrado Corazón de Jesús.

Unos años más tarde, tras el retiro de Orlando Sánchez, quien fuera el director del asilo desde sus inicios, el voluntariado decidió llevar la administración de la institución.

Entre lágrimas, Dávila manifestó su satisfacción por todos estos años de servicio. “Trabajar con los abuelitos es una gran satisfacción. Vengo cada tres días y los acompaño a desayunar, los abrazo y les pregunto cómo están. Cuando dejo de venir ellos me echan de menos y eso me da una gran alegría, porque uno se da cuenta de que ellos nos necesitan”, mencionó.

Por su parte, Sonia Sánchez, miembro del voluntariado, recordó varias anécdotas vividas a lo largo de su trabajo en el asilo. “Tenemos tantas anécdotas, por ejemplo, había un abuelo que hacía unas maracas de calabazo, nosotros le conseguíamos los calabazos, era muy difícil y en la búsqueda de los calabazos pasé por muchas incomodidades. Otra cosa que recuerdo mucho son las parejas que se han enamorado en el asilo”, manifestó.

Nuevos proyectos

La nueva administración no solo tiene la intención de mejorar la calidad de vida de los ya residentes, sino que tiene proyectado prestar el servicio de casa para el anciano a modo de guardería, es decir, para adultos mayores que tiene su familia y viven en sus casas, pero que no tienen quien los cuide durante el día, la idea es que cuenten con un lugar donde estar bien atendidos desde la mañana hasta la tarde.

Otro de los proyectos es una casa hotel para ancianos, pensado para esas situaciones en las que los familiares que están al cuidado de los abuelitos deban viajar o ausentarse de la casa por un tiempo, de manera que tengan un lugar de confianza para dejar a sus seres queridos bien atendidos por un tiempo.

Parte del recaudo obtenido por la prestación de estos servicios, será utilizado para ayudar a algunos ancianos residentes que no tienen familia y están abandonados, el otro porcentaje será para cubrir los gastos del servicio prestado.
El primer paso para ejecutar estos proyectos es conseguir los recursos para la adecuación de las instalaciones del asilo y así ofrecer un servicio con altos estándares de calidad.

Llamado a la ciudadanía

El padre Mario González García, párroco de Los Sagrados Corazones de Jesús y María, y director de la nueva fundación, hizo un llamado a la comunidad samaria para que se sumen a este proyecto. “Hay algo que debemos entender y es que para viejos vamos todos, así que esta puede ser la casa de cualquiera de nosotros. La invitación es que nos demos la oportunidad de invertir en un proyecto incluso para nosotros mismos”, mencionó el sacerdote.

Santa Misa por los 30 años del voluntariado

Para conmemorar los 30 años del Voluntariados Social del Asilo de Jesús, el próximo viernes 25 de enero, a las 10:00 de la mañana, en la parroquia Los Sagrados Corazones de Jesús y María se oficiará una misa, que estará presidida por monseñor Luis Adriano Piedrahita, obispo de la Diócesis de Santa Marta.

Como parte de las actividades para recoger fondos, el voluntariado y la fundación han organizado “un pulguero”, es decir, una venta de artículos y ropa en buen estado. Toda la comunidad samaria puede participar, ya sea donando elementos que tengan en casa, que ya no usan y que están en buen estado, o acercándose este fin de semana desde la 9:00 de la mañana a realizar sus compras. Quienes deseen hacer sus donaciones, pueden acercarse a la institución hasta el próximo viernes.

Más Noticias de esta sección

Publicidad