Evangelio según San Lucas 1,57-66.80.

Evangelio
Tamaño Letra
  • Font Size

Cuando llegó el tiempo en que Isabel debía ser madre, dio a luz un hijo.

 

Al enterarse sus vecinos y parientes de la gran misericordia con que Dios la había tratado, se alegraban con ella.

A los ocho días, se reunieron para circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre dijo: "No, debe llamarse Juan".

Ellos le decían: "No hay nadie en tu familia que lleve ese nombre".

Entonces preguntaron por señas al padre qué nombre quería que le pusieran.

Este pidió una pizarra y escribió: "Su nombre es Juan". Todos quedaron admirados.

Y en ese mismo momento, Zacarías recuperó el habla y comenzó a alabar a Dios.

Este acontecimiento produjo una gran impresión entre la gente de los alrededores, y se lo comentaba en toda la región montañosa de Judea.

Todos los que se enteraron guardaban este recuerdo en su corazón y se decían: "¿Qué llegará a ser este niño?". Porque la mano del Señor estaba con él.

El niño iba creciendo y se fortalecía en su espíritu; y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se manifestó a Israel.

Reflexión: Si el pueblo había ingresado a la tierra de los cananeos por una acción divina, ahora Dios mismo favorece la entrada a esta nueva tierra, no solo a través de la conversión que predicó Juan, sino también por el Bautismo de Aquel que lo haría con Espíritu Santo y fuego.

Más Noticias de esta sección

Publicidad