En el Cauca indígenas y mestizos tienen todo en común

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cristian Campo Revelo

Cristian Campo Revelo

Columna: Opinión

e-mail: revelorevelo@hotmail.com

Entre las noticias mas destacadas esta semana se distinguen: la polémica que despertó el servicio de Uber, la historia de nunca acabar del escándalo jurídico y de corrupción provocado por el magistrado Pretelt, hasta ahora el famoso y agridulce paro camionero, el nuevo papel que va a desempeñar el general en retiro Oscar Naranjo como nuevo ministro del Postconflicto, a esto se le adhiere la opinión por redes sociales de la senadora Paloma Valencia, donde expresa su descontento con las comunidades indígenas en el departamento caucano y asegura que es buena la división de dicho departamento entre indígenas y mestizos. Y como para la fecha ya estamos bien sobre la ilustración de los demás temas, pues hoy dedico estos renglones a la reflexión discriminatoria de la senadora Valencia.

A mi parecer la distinguida senadora Valencia se le olvida que parte de la irresponsabilidad y escasa información que manejan las comunidades indígenas en el Cauca, se debe al clientelismo y abandono a que está sujeto ese departamento y sus diversidad de culturas, cabe recordarle que el departamento caucano ha sido siempre el botín de la política corrupta que solo se acuerda de sus ciudadanos para el engranaje de la maquinaria política y sus eternos herederos en el poder.

La indisciplina generada por las comunidades indígenas que manifiestan y reclaman tierras ha excusas de que les pertenecieron a sus ancestros y hoy en día le agregan un concepto mas, diciendo "que las tierras que tienen no son productivas", se debe a que son azuzados por grupos que se infiltran fácilmente en sus protestas, generando caos y deslegitimando la manifestación de inconformidad a que tienen derecho.

Algunas de las verdades también de este caso es que tanto líderes indígenas como mestizos y a estos agréguele la representación del Estado, siempre han alargado los pleitos de tierra a punta de pañitos de agua tibia (no solamente con este gobierno), lo curioso de todo este asunto es que hace mucho rato no se escuchaba una opinión tan discriminatoria y mas por parte de un funcionario institucional.

El sur del país y precisamente en el departamento que representa la senadora Valencia y hasta donde yo recuerdo, ha sufrido una fuerte presencia subversiva que reclutó tanto indígenas como mestizos y no puede olvidar que hasta la población afrodescendiente tiene su capitulo en esta historia de horror. Hoy en día las cosas no parecen cambiar mucho y por el contrario al parecer han empeorado, ya que además de la presencia subversiva, también hay presencia paramilitar y de Bacrin (según las nuevas normas cambia de Bacrim a Bacrin, por la influencia del narcotráfico), disputándose no solamente las zonas cocaleras y las rutas de tráfico de drogas, sino que la minería ilegal va generando un capítulo mas de violencia en el departamento caucano.

A mediados del 2011 y 2012, cuando las estadísticas confirmaban que el Chocó era el departamento más corrupto en Colombia, el departamento caucano ocupaba el segundo puesto. Antes que una división al departamento caucano, se debe pensar que todas las comunidades allí existentes tienen en común problemas de seguridad, convivencia salud, educación, aparte del índice de pobreza que está creciendo...por no alargar el asunto, hasta problemas de medio ambiente, por la explotación de las tierras para la minería ilegal.

Precisamente por estas razones la opinión emitida por la senadora Valencia es mas discriminatoria que alguna otra cosa, tal vez las verdaderas razones por las cuales el atraso político que acompaña a este departamento son las mismas problemáticas que ameritan soluciones de mucho estudio y perseverancia para individuos y políticos comprometidos con las diferentes causas y culturas que conviven en el sur colombiano.

Otra de las razones que tienen en común las indígenas y mestizos caucanos y por las cuales debe luchar y exigir cambios, es la manera como participan de la elección de los hijos de siempre para las instituciones que los representan y dentro de este paquete van desde los senadores mestizos hasta los representantes indígenas ante el gobierno, porque al final tanto mestizos como indígenas terminan siendo políticos clientelistas, renovando contratos, renovando acuerdos, y cada que los reemplazan por alguno que lleve la política como herencia familiar, no va a estar interesado en representar a sus electores, sino que como toda buena herencia va a llegar a alguna curul a tratar de incrementarla. @nomosanalista.

Más Noticias de esta sección

Publicidad