La gloriosa década de Messi

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: hernando_pacific@hotmail.com

Si, ya sé. Los detractores de Messi me dirán que es un jugador de club, que no ha ganado ningún campeonato mundial de selecciones categoría mayores, que es producto mediático, y toda la andanada de argumentos -algunos válidos, otros no- referente al futbolista más ganador de torneos y récord en la última década: un hecho innegable. Lo compararán con Cristiano Ronaldo, Pelé, Maradona, Di Estéfano y otras leyendas del fútbol mundial. Con 249 goles al momento de escribir esta nota, Lio está a sólo 3 anotaciones de superar el registro histórico del mítico Telmo Zarra, del Atheltic Club, con 251 celebraciones desde hace 60 años, superando a Hugo Sánchez, Raúl González y Di Estéfano. El gran CR7 tiene 190 anotaciones en España con el Real Madrid, demasiado lejos del rosarino. Su primer gol lo marcó ante el Getafe a magistral pase-gol del incomparable Ronaldinho Gaucho: el chicuelo dibujó una vaselina similar a muchas que el mundo vería en numerosas ocasiones.
La vida de Messi, ligado al Barça luego de famoso rechazo del River Plate por problemas de crecimiento, pudo haber transcurrido en otra institución. El rival de patio del blaugrana, el Espanyol, había demandado el fichaje del pequeño artista del balón por trámite extemporáneo. Vale recordar que el primer acuerdo de Messi con el club catalán se efectuó en una servilleta de papel, tal como en 1972 lo hizo Millonarios con Willington Ortíz, el glorioso tumaqueño, para asegurar su paso al equipo capitalino ante las conversaciones que se adelantaban en Aruba entre el Unión Magdalena y el delantero durante un triangular entre los dos equipos colombianos y la selección isleña: el viejo Willy había ido como invitado del "loco" Arroyave (quien lo fichó) a participar en ese torneo. Las servilletas, pues, han jugado papel importante en la trayectoria deportiva de algunos jugadores.
Si bien el debut de Lio hace 10 años ante su rival de patio no fue promisorio, al poco tiempo el "enano" demostraba su gran valía, marcando goles, ganando partidos y cosechando trofeos para él y para su club. Ocupando diversas posiciones en el campo y asumiendo varios roles en el esquema táctico, Messi ha pulverizado casi que cualquier récord existente en las ligas en que ha participado. Su historial con el Barcelona se puede resumir en 3 Ligas de Campeones, 6 Ligas Españolas, 2 Campeonatos Mundiales de Clubes, 2 Copas del Rey, 6 Supercopas de España. Cosecha además 4 Balones de Oro consecutivos (de 2009 a 2013), 3 Botas de Oro y 3 "Pichichis". Su hoja de récord incluye 460 goles en 626 partidos combinados entre el Barça y la Selección Argentina, 91 goles en una temporada, 21 partidos consecutivos anotando, además de un campeonato mundial juvenil y un oro olímpico, entre cientos de registros históricos. La historia reciente del Barcelona no se entiende sin Messi, pero tampoco sin Iniesta, Xavi, Piqué, Puyol, Dani Alves y otros monstruos que hicieron del equipo de Pep Guardiola uno de los mejores clubes de todos los tiempos. Pep le buscó la mejor ubicación a Messi dentro del campo y construyó un team en función de las extraordinarias capacidades del argentino, permitiéndole desarrollar y explotar todo su potencial.
Tuve la ocasión de admirar y sufrir en vivo el juego de "la pulga" durante las eliminatorias para Suráfrica 2010 en El Campín. En un partido muy bien planificado por el técnico nacional Jorge Luis Pinto, Messi solo pudo lanzar 3 veces a la portería colombiana. Anotó al primer intento luego de una jugada en la que tuvo ocasión de desacomodar a la defensa con un par de amagues y lanzar en diagonal al segundo palo. Los otros 2 disparos estuvieron demasiado cerca de voltear el encuentro en favor de Argentina; afortunadamente, Dayro Moreno y Bustos nos permitieron celebrar una victoria que parecía embolatada.
No sé si Messi sea el mejor futbolista de la historia; en lo personal, creo que el liderazgo de Maradona en equipos poco potentes y la explosión de todo su potencial en medio de grandes dificultades lo sitúan por encima de "la pulga", Pelé, Di Estéfano y Cruyff, quienes tuvieron genios a su lado, lo que no ocurría con "el pelusa", a quien le tocaba nadar y empujar la maleta. Pero los registros incuestionables que Messi acumula partido tras partido, difíciles de superar, lo sitúan como el mayor depredador de la historia en las canchas españolas y europeas. Las polémicas alrededor de Lio seguirán por mucho tiempo, las comparaciones con Cristiano Ronaldo, Maradona y Pelé serán eternas. En el pasado Mundial de Brasil, la selección gaucha de Sabella ocupó el segundo lugar frente a un equipo teutón que la tuvo difícil en la final. Messi fue premiado inmerecidamente como el mejor jugador del torneo: incluso, el mismo Lio fue sorprendido con el trofeo. Lionel Messi, para ser insuperable, aún tiene una deuda pendiente: ganar un Mundial de mayores.

Publicidad