Sin punto de retorno

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Rojas Centeno

Carlos Rojas Centeno

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Los integrantes de la familia opositora del gobierno y del proceso de paz, han saltado a la palestra pública para manifestar su desacuerdo por el viaje de Rodrigo Londoño Echeverri alias ‘Timochenko’ a la isla de La Habana, Cuba. Son numerosas las reacciones, acusaciones y señalamientos de distintos sectores políticos en contra y a favor del presidente Santos por autorizar la presencia de ‘Timochenko’ en la mesa de diálogo.
Es apenas lógico que el máximo jefe de la guerrilla de las Farc se integre a las conversaciones de paz, pues su visita da a entender que existe un verdadero interés por la terminación del conflicto y por alcanzar la reconciliación y la paz permanente y duradera. Y aquí hay que hacer ahínco a lo expresado por el máximo Mandatario al referirse que es natural y normal que en el marco de un proceso de paz es necesario que los equipos negociadores realicen consultas para poder tomar decisiones.
Pero el panorama que se nos presenta por la visita de ‘Timochenko’ es bastante absurdo e intransigente, insistimos que no hay sustento argumentativo para oponerse a dicha visita y que es ilógico que se asalten posiciones tan radicales como la del abogado Guillermo Rodríguez quien radicó demanda en contra del presidente Santos por considerar que se le debe investigar por presuntas irregularidades en el caso, y por proteger al máximo jefe de las Farc quien tiene órdenes de capturas vigentes.
En ese mismo orden, el procurador Alejandro Ordoñez le envió carta al presidente Santos donde le realiza varios interrogantes acerca del viaje de ‘Timochenko’ a La Habana, por considerar que su visita a la isla está deslegitimada y que alias ‘Timochenko’ nunca ha adquirido la condición de vocero o miembro de representante del grupo al margen de la ley, y por lo tanto se le está brindado protección a un terrorista, dichos cuestionamientos los sustenta el procurador en ser el representante de la sociedad y garante del ordenamiento jurídico.

Al respecto caben los siguientes interrogantes. Si de verdad quieren la paz ¿Por qué tanto show por la visita del jerarca de la Farc? O ¿no es el viaje un indicio de que las cosas van por buen camino?
Independientemente de las posiciones de acuerdo o desacuerdo por el viaje de ‘Timochenko’ a la mesa del diálogo, las distintas autoridades del país a través de acciones deben demostrar que están comprometidos con la Paz y con el proceso de Paz, y no en hacer exaltaciones de potestades y facultades que la Constitución o la Ley les otorga para entorpecer un objetivo que se ha convertido en clamor Nacional: La Paz.
Aquí no se trata de si estaba legitimado o no para viajar, o si el presidente falló en no notificar a las diferentes autoridades para congelar las órdenes de capturas, aquí lo verdaderamente importante es el significado que tiene ese viaje, y sin entrar a de defender el actuar del presidente Santos, hay que considerar que si para que se acabe el conflicto interno en Colombia y no se derrame más sangre inocente es necesario que todos los activos de las Farc vayan a La Habana, que todos viajen, pues la sociedad colombiana y la Comunidad Internacional esperamos buenos resultados de estas negociaciones.

Publicidad