El incentivo de la guerra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Ignacio Pareja Amador

Ignacio Pareja Amador

Columna: Reflector Mundial

e-mail: reflectormundial@yahoo.com.mx

Twitter: @Nacho_Amador 

La inversión más efectiva es siempre aquella que siembra la semilla del cambio en la mente de los individuos. Esta es una máxima que ha sido perfectamente entendida por aquellos líderes que buscan concretar sus proyectos a largo plazo, basándose en una estructura inmaterial, que puede tener efectos positivos o negativos para la humanidad, algo que podríamos denominar el poder de una idea.
Ésta representa el arma más peligrosa con la que cuentan los grupos radicales, que pretenden alcanzar sus objetivos políticos, sobre la base de la intimidación y el miedo. Un ejemplo contemporáneo de ello es el denominado "estado islámico" (EI), un grupo paramilitar que controla una amplia área territorial entre Siria e Irak, donde viven según estimaciones aproximadamente 8 millones de personas.
Este grupo o movimiento radical, se ha autodenominado "estado islámico", con el objetivo de obtener el apoyo de los Estados musulmanes, sin embargo, hay que tener en claro que NO es un Estado, NI representa los valores propios del Islam.
La aclaratoria es vital en estos días cuando las noticias globales tienen mayor impacto mediático a nivel local, sobre todo porque se debe tener presente que los enfrentamientos entre EEUU y sus aliados, en contra de este particular grupo paramilitar, no representan en ninguna proporción una guerra de Occidente contra el mundo islámico.
Las incursiones militares de EEUU en Afganistán (2001) e Irak (2003), le han brindado al "estado islámico" el argumento necesario para persuadir a un mayor número de personas e incrementar sus miembros, entre los que se encuentran mayoritaria-mente jóvenes, que han crecido con una sensación de ocupación por parte de las potencias de occidente.
El gran riesgo de este grupo paramilitar no son los aproximadamente 30 mil militantes con los que se dice que cuentan, sino el poder de influencia que puede alcanzar esta agrupación, que basa sus argumentos en una interpretación inadecuada de la doctrina religiosa, reforzando divisiones y resentimientos incluso entre los propios musulmanes; entre sunitas y chiitas.
Sin lugar a dudas este radicalismo religioso y su capacidad de persuasión entre los jóvenes de Siria e Irak, que representan un 20% de la población total de ambos países, serán parte de los retos que deberá enfrentar la coalición de Occidente para hacer frente a este grupo. Contrario a ello, hasta el momento la estrategia de EE UU se ha centrado simplemente en atacar literalmente -desde el aire- a objetivos específicos, debido a que una posible incursión por tierra requiere del apoyo de potencias regionales como Irán y Turquía.
En este tenor, se puede decir que el tema de las alianzas es sumamente complejo, pues éste no es un conflicto entre dos grupos en específico (EE UU y aliados vs EI), sino que involucra a otros actores importantes que no apoyan directamente a ninguna de las partes.
Está por ejemplo Irán, que es una de las grandes potencias de medio oriente, y cuya población es mayoritariamente chiita, lo que lo podría posicionar como un aliado natural de la coalición encabezada por EE UU. Sin embargo, sus relaciones con este último están estancadas como consecuencia de su polémico programa nuclear, además, su fuerte postura en contra de Israel, le impide tener una mayor participación en el proyecto de pacificación de la región.
Otro actor que podría tener un peso importante es el gobierno sirio. Sin embargo, pese a ser enemigo del EI, ello no lo hace "amigo" de Occidente, pues apenas hace un año fue acusado por EE UU y sus aliados de utilizar armas químicas para atacar a los insurgentes, que se levantaron contra el gobierno del actual presidente Bashar al-Asad.
Incluso, tan excluido está el gobierno de Damasco que el anuncio de las incursiones militares de EE UU y sus aliados en el territorio sirio les llego por correo, por medio de una carta entregada directamente por el gobierno iraquí.
La construcción de alianzas con las potencias de la región, como la ofensiva contra el avance de las ideas radicales, representan dos retos enormes para que la coalición liderada por EE UU logre alcanzar sus objetivos, que idealmente se asemejarían a la pacificación de la región.
Ambos retos implican más que una efectiva campaña diplomática, el uso de una estrategia social e ideológica basada en la reconciliación, el desarrollo, la tolerancia y la inclusión.
Al igual que las ideas, la memoria humana puede ser también un arma peligrosa si se interpreta como una fuente para generar odio entre las civilizaciones. Más aun sabiendo que en las contiendas no hay ganadores, y que los rencores de los perdedores son el mejor incentivo para la guerra.

Publicidad