Dos años del TLC entre Colombia y EE.UU.

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

El 15 de mayo cumplió dos años de entrada en vigencia el TLC entre Colombia y Estados Unidos, después de haber sido aprobado por el Congreso estadounidense, pero miremos cual ha sido el impacto de este acuerdo comercial para los empresarios colombianos.
Por ejemplo, la balanza comercial de la Cámara de Comercio de Medellín demuestra que ha sido positiva. En el 2012 Antioquia exportó 3.342 millones de dólares a Estados Unidos, mientras que en el 2013 fueron 2.472 millones de dólares, una caída reflejada por el fenómeno de la reevaluación. Entre tanto, las importaciones fueron de 1.115 millones de dólares en el año 2012 y 1.190 en el año 2011.
Antioquia tiene un balance positivo frente a Estados Unidos. Las ventas han crecido 2,6 por ciento, mientras que la importación ha caído 1 por ciento.
Existen 150 nuevas empresas pequeñas exportadoras y esto es un avance positivo en el comercio exterior.
En nuestro país tenemos que aumentar las empresas manufactureras y de servicios con fundamentos excelente en tecnología de punta, modernización de su aparato productivo, preparación del capital humano, una producción de calidad con valor agregado, capacidad comercial, operativa y de Producción, una estructura organizacional, el conocimiento de las normas de origen y una infraestructura vial en óptimas condiciones tecnológicas para poder competir en el mercado global.
Par a incrementar el número de exportadores, es necesario un plan especial para la internacionalización, de manera que las Pymes se acerquen y logren las oportunidades que le otorga el TLC.
En estos tratados comerciales hay que tener mucha paciencia y una buena estrategia mercadológica para ir, paulatinamente, conquistando el mercado de EE.UU. y por supuesto, los mercados de los países que Colombia tiene firmado un TLC.
En este momento el comercio colombiano exporta el 32 por ciento del total de la producción al mercado estadounidense, equivalente a 4.000 millones de dólares.
Ahora bien, el acuerdo comercial con Estados Unidos ha contribuido a concretar negociaciones a largo plazo y, sin los vencimientos estipulados en la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas (Atpdea), con condiciones arancelarias que permiten el acercamiento con los nuevos clientes.
Además, el TLC da unas condiciones claras y concluyentes. Opera de vuelta en el tema de insumos y factores que podemos importar exentos de gravamen arancelarios.
Después de haberse realizado el TLC, los empresarios colombianos día a día son más profesionales gracias a la revaluación, que ayudó a revisar la estructura de competiti-vidad, los llevó a establecer una mejor tecnología y poseer productos con mayor valor agregado.
Además, permite tener la acumulación de origen extendida, que implica, que países de este hemisferio con el TLC los lleve a ser competitivos con materias primas, lo cual, generará nuevas oportunidades de negocios.
Verdaderamente, los tratados comerciales que están en vigencia y los firmados abrirán un nuevo horizonte para la economía colombiana. Estos tratados comerciales se convertirán en uno de los motores de crecimiento económico par a nuestro país en los próximos años, dada la capacidad adquisitiva de Estados Unidos, de la Unión Europea y del resto de los países que tienen TLC con Colombia.
Estas internacionalizaciones de la economía colombiana, es la única vía para obtener altas tasa de crecimiento económico (7 %o 8%) y lograr sostenerlas en el tiempo, de acuerdo a las experiencias de países como: la República Popular China, Irlanda, los tigres asiáticos, india, Chile, México, Perú, entre otros.
Por último vale mencionar lo sucedido en algunos de estos países. En el caso del TLC México, EE.UU., en la mitad de los noventa registró un Producto Interno (PIB) del 5, 3%. Chile registra un PIB del 5%. Finalmente Perú ha registrado un crecimiento del 8,8% en el 2010 y 6,9% en el 2011.

Publicidad