Si Diomedes hubiese sido mujer....

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: [email protected]

En medio de la amplia cobertura mediática que tuvo el lamentable y sorpresivo deceso de Diomedes Díaz, se escucharon voces como la de su antiguo manager que dejaron entrever los valores patriarcales por no decir arcaicos, que siguen predominando en la Región Caribe y en general, en muchas partes de nuestro país.

De allí me surgió de inmediato la pregunta de qué habría sucedido si Diomedes hubiese sido una mujer porque esta comparación que puede parecer absurda, permite identificar una de las profundas desigualdades de género que existen no solo en Colombia, para ser justos: aquella que se refiere al código de ética que se aplica de manera tan diferente a hombres y mujeres.

Claro que tienen razón los analistas que han señalado que la vida desordenada del cantante vallenato no tiene por qué olvidar sus grandes éxitos y su gran contribución al folclor vallenato que interpreta tan bien la vida cotidiana, los amores y desamores de gran parte de nuestro pueblo, no solo costeño sino de grandes partes del país.

Es más, debo reconocer, que ahora identifico que muchos vallenatos que como a muchos, me gustan, son de la autoría de este hombre que logró sobresalir a pesar de todas las dificultades que enfrentó en su vida. No fue un niño mimado. Todo lo contrario. Sufrió muchas de las profundas injusticias durante su niñez y su juventud, similares a la de millones de jóvenes y niños de nuestro país. De allí las grandes masas de gente humilde que lo acompañaron en vida y en su muerte.

Pero supongamos que hubiese sido mujer involucrada en un posible crimen; que hubiese escapado de la justicia; que hubiese hecho del licor y de la droga una parte de su vida; que en sus últimas actuaciones se le hubiese visto desgastada.

Es más, que tuviera tantos hijos, no 27 porque sería claramente imposible físicamente. Con absoluta certeza pocos hubieran llorado su muerte y con seguridad su vida personal desordenada, llena de vicios, si hubiese sido una mujer, habría opacado si no enterrado todos sus méritos. Hoy nadie lloraría su desaparición porque la vida personal y profesional de las mujeres es una sola.

Esas diferencias, tan claras, tan injustas son las que existen cuando se considera como lo expresó el manager de Diomedes, que los hombres tienen derechos que las mujeres no tienen y que además cuando el hombre tiene otras 'esposas', la mujer oficial tiene que aceptarlo.

Ese es el país que tiene que cambiar y en que en nuestro Caribe ni siquiera se cuestiona. Lo más grave es que probablemente no tan de frente como lo afirma un caribeño sino mas solapado, es el pensamiento de muchos hombres de nuestro país.

Por eso el poder sigue estando en manos de los hombres cuando en otras latitudes ya está en manos de las mujeres. Por eso el embarazo adolescente se ve como un problema de las jóvenes como si se embarazaran solas. Por eso no disminuye la violencia sexual y todo tipo de violencia contra la mujer. Por eso cuando se escribe sobre estos temas los hombres no lo leen.

Este es un gran cambio que tiene que sufrir la sociedad colombiana si quiere ser reconocida como moderna, como competitiva, como justa, como civilizada y ajustada a los valores de la globalización. La equidad de género es uno de los requisitos para ser parte de ese mundo al que queremos pertenecer. Así de simple.

Publicidad