Dejen de patinar tanto

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Germán Vives Franco

Germán Vives Franco

Columna: Opinión

e-mail: vivesg@yahoo.com

La posibilidad planteada por el gobierno de desmontar el subsidio a los costos de energía del estrato tres ha generado gran polémica, la cual fue atizada por el comentario de la Vicepresidenta en el que sugería como medida compensatoria cambiar los electrodomésticos viejos por unos que sean eficientes y ahorrativos.

Pienso que los ánimos de muchos ya estaban caldeados desde que el Director del DNP anunció sin sonrojarse que todo aquel que ganara más de novecientos mil pesos era clase media.  Los tres anuncios crearon una tormenta.  Para no perder tiempo, lo del Director del DNP es una afirmación absurda; y si nuestras mediciones dan para hacer tal aseveración, entonces deben ser revisadas.

Lo grave sería a que la aplicación de un absurdo lleve a  cometer injusticias; es decir, que quien gane por lo menos novecientos mil pesos, es considerado estrato 3 y por tanto le quitan el subsidio.

De lo acontecido surgen varios temas.  El primero es la falta de armonización interinstitucional para que los anuncios que se hacen desde diversas fuentes no generen confusión, reacciones negativas y rechazo generalizado en un gobierno que apenas comienza, que nunca tuvo luna de miel con la opinión pública, y que está haciendo esfuerzos ingentes para subir su aceptación.

El segundo, es que todavía algunos funcionarios, como fue el caso de la Vice, más que hacer propuestas bien pensadas y estructuradas, parece que pensaran en voz alta y por lo tanto hacen propuestas medio cocinadas que generan reacciones negativas en la opinión pública.  No se están asimilando las lecciones aprendidas, como por ejemplo, lo que le sucedió a la ministra de educación con el programa Ser Pilo Paga.

Hay que dar por descontado que el descontento de aquellos que hacen oposición a ultranza y a los que nada de lo que haga el gobierno les parece bien, no es al que nos estamos refiriendo.  La oposición irracional no puede ser persuadida y no se debe perder el tiempo tratando de hacerlo.  Afortunadamente son una pequeña minoría.  El descontento que debe preocuparle al gobierno es el de personas sensatas que simplemente quieren un mejor país, y que quieren que a Duque le vaya bien, pero a ellos también. 

Un análisis desapasionado indica que la propuesta de la Vice tiene muchos méritos.  De hecho lo propuesto debería implementarse sin importar la suerte de los subsidios.  Donde vivo, la empresa de energía me envía mensualmente una gráfica de la energía consumida y una gráfica comparativa con hogares semejantes.  Adicionalmente, tiene programas financiados para cambiar electrodomésticos e incluso cambiar las ventanas por unas más modernas para que la temperatura de la vivienda no requiera tanto uso de calefacción o aire acondicionado.  El consumo de energía debe ser racionalizado.  El menor consumo de energía ayuda a pagar el crédito adquirido. 

En caso de desmontarse el mencionado subsidio, no debería hacerse indiscriminadamente.  No se le debería quitar a las zonas que tienen altas temperaturas, ya que en estas zonas el tema trasciende lo económico y es mayormente de salud pública.  Es lógico que muchas cosas deben revisarse para cubrir el faltante de caja del gobierno, ya que la fallida reforma tributaria no generará los recursos necesarios; sin embargo,  la falta de un modelo región dificulta que las políticas del gobierno central tengan un impacto matizado conforme a las necesidades de cada ente territorial.  La aplicación homogénea y no diferenciada de las políticas de gobierno, en muchos casos, termina maltratando a la provincia y a sus gentes, y se cometen grandes injusticias.

Ojalá la Vice hubiera hecho el ejercicio completo antes de abrir la boca, y ojalá el director de DNP nunca la hubiera abierto.  La Vice hubiera evitado controversias al hacer un planteamiento coherente y al reconocer la complejidad de tomar decisiones regionalmente equitativas.  El no haberlo hecho produjo que una propuesta que debió ser aplaudida y acogida, se convirtiera en el coco.  Ojalá esta vez aprendan la lección para no seguir dando pasos en falso.

Publicidad