Un sueño llamado democracia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Luis Tabares Agudelo

Luis Tabares Agudelo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
El 16 de enero de 1819 el libertador llegó a San Juan de Payara a reunión de comandantes en el cuartel de José Antonio Páez.

Mientras que Bolívar daba instrucciones, lejos de allí, el general Francisco de Paula Santander organizaba su ejército con los temidos llaneros granadinos.

Al terminar la reunión, el Libertador emprendió su regreso a Angostura donde pronunció su famoso discurso el 15 de febrero ante los delegados asistentes al Congreso. En él dio a conocer los principales principios de su sueño de nación: división de poderes, libertad, no a la esclavitud, la soberanía del pueblo y abolir la monarquía.

Esa misma tarde, a orillas del río Arauca, la caballería española fue derrotada por aguerridos llaneros armados solo de lanzas, comandados por José Antonio Páez. Así mismo, desde el Casanare, llegaban noticias de que el ejército de Santander lograba repeler al coronel José María Barreiro.

Bolivar se enteró por medio del correo humano que Barreiro ordenó a sus tropas marchar a Tunja. El Libertador cambió los planes. Debía ir hacia Barinas, pero salió hacia la Nueva Granada.

Una semana después, Bolívar y Santander se encontraron en Tame, se fusionaron, dando nacimiento al ejército libertador y al comienzo de un año histórico.

Su estrategia empezó el 26 de mayo cruzando la cordillera de los Andes iniciando la campaña libertadora cuando sus hombres armados partieron hacia Tunja.

Por otra parte, el coronel José María Barreiro seguía en su escalada y no muy lejos de allí, en Tasco, tras hacer prisioneros, ejecutó a 38 patriotas.

El 25 de julio se comenzó a sellar la Independencia en el Pantano de Vargas que fue testigo de una de las batallas más decisivas. En ella Bolívar creyó perdido su sueño debido a que perdía el combate. “¡coronel, salve usted la patria!”
Juan José Rondón y sus lanceros cambiaron la historia. Cuando Bolívar vio que los llaneros del coronel Rondón entraban a batalla ordenó al corneta tocar la señal de “a la carga”, y gritó a sus comandantes:

“¡Este es el instante de triunfar o morir!”.

Entonces, el ejército libertador derrotó a su enemigo que al oscurecer, ordenó la retirada.

A pesar de la victoria, el saldo de muertos y heridos obligó a Santander y Bolívar a un receso para reorganizar al ejército libertador.

Bolívar -incansable estratega- volvió a sorprender al coronel José María y entró triunfante a Tunja. Fue un golpe letal para los españoles, que vieron cortadas sus líneas de comunicación.

Y, el sábado 7 de agosto cuando Barreiro buscaba moverse hacia Bogotá el ejército libertador le salió al paso en el Puente de Boyacá. Fue fusilado junto a 37 de sus oficiales.

En síntesis, hace 200 años Venezuela y la Nueva Granada se unieron en un ejército libertador que entró triunfante a Bogotá el martes 10 de agosto como símbolo de la independencia de España. Inmediatamente Bolivar y Santander se dieron a la tarea de organizar la república bajo otro sueño del Liberador: “Venezuela y la Nueva Granada reunidas bajo el título glorioso de República de Colombia”.

Para concluir, el nombre Colombia fue un invento directo del libertador que le dio como significado “la tierra de Colon” en honor al descubridor. Siempre dijo que era una gran injusticia que el continente se llamara “América”.