El caso Venezuela: la rebelión de los otros (II parte)

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Diego Arrias Urdaneta

Diego Arrias Urdaneta

Columna: Opinión

email: [email protected]
Luego de dejar suficientemente claro (en la primera parte del artículo) el pernicioso escenario político del cual es víctima el pueblo de Venezuela, resulta supremamente pertinente dar a conocer la otra versión de la historia a los miembros de la Comunidad Internacional, pero sobre todo a usted Señor Presidente la República de Colombia: Dr. Iván Duque; toda vez que bajo este contexto, Gobierno-MUD, es imposible avizorar un cambio de ruta inmediato como esperanzador en Venezuela.

En otras palabras, es necesario y urgente variar o modificar el escenario político, el actual “statu quo” no conduce a ninguna parte. La aparición de un nuevo y fulgurante liderazgo es una tarea que no aguanta más dilación al respecto. Resulta ineludible. Llegó el tiempo de la rebelión de los otros. No se puede vencer a un régimen, de absoluta vocación totalitaria, y que no esconde ningún atisbo en querer perpetuarse en el poder, con la sola presencia de una coalición partidista.

La historia se ha cansado de mostrar ejemplos de cómo las Sociedades, como sistema organizado de personas, aunque parezca contradictorio, solo alcanzan cambios, para bien o para mal, en sus estructuras y dinámicas sociales con la aparición de un liderazgo que encause los propósitos generales o colectivos. El profeta Moisés en la antigua Israel, Bolívar en gran parte de Suramérica, Washington en E.E.U.U, Gandhi en la India; son solo algunos de estos liderazgos que llegaron a cambiar la ruta de la historia.

Señores de la Comunidad Internacional, es este el tiempo para hacer lobby a otras figuras, nuevos personajes que asuman la responsabilidad de convertirse en líderes indiscutibles y genuinos de ese amplio sector de la población que rechaza plena y absolutamente al gobierno de Nicolás Maduro. Resulta difícil de creer que una nación que llegó a parir a próceres y mártires de la independencia Latinoamericana carezca ahora de una nueva generación de líderes políticos que asuman la responsabilidad de conducir a Venezuela a un destino lleno de Progreso, Justicia, Igualdad y Bienestar Social. Señores de la Comunidad Internacional dirijan su atención hacia otras voces ya que es el tiempo de concluir con el abyecto latrocinio al cual han sometido a Venezuela.

Señores de la Comunidad Internacional, insisto, para que ustedes, pero muy especialmente Luis Almagro, en su condición de Secretario General de la Organización de Estados Americano (OEA), y el Dr. Iván Duque, Presidente de Colombia; dejen de ver soslayadamente en su agenda el caso Venezolano, es obligatorio e imperante que atiendan otras voces, distinta a todas aquellas que representan la estructura cupular de la MUD, ya que un nuevo liderazgo opositor es reclamado a grito por toda una nación. Entiendo que esta petición debe encontrar discrepancias inmediatas, pero seguramente todas de parte de la cúpula de la MUD. Incluso, en recientes declaraciones, algunos de sus portavoces se han manifestado en contra de la aparición de un “Mesías”, cosa que es cierta, ya que no se requiere de un “Salvador” sino de un legítimo y autentico líder; empero el trasfondo de la declaración encierra otro significado: La MUD no cuenta con un liderazgo que goce de la total aceptación del País, dado que en todas las encuestas serias de opinión ninguno de sus actores políticos alcanzan el cinco por ciento de aceptación-, así como también desvela su mezquina posición de no permitir la aparición de nuevas figuras.

La MUD quiere desentenderse de una gran verdad, y es que con su continuado y fracasado accionar, donde solo han ganado una elección de veinticinco procesos eleccionarios en la era Chávez y Post-Chávez, se han convertido indirectamente en el principal aliado electoral del Gobierno. Si les queda un poco de dignidad, a los dirigentes de la MUD, claro está, deberían todos renunciar a sus ambiciones personales por el bien de Venezuela.
Señores de la Comunidad Internacional, tengan algo muy presente, sobre Venezuela… y por eso la importancia que enfoquen su atención en otras figuras; sobre esta gran patria… reside una gran promesa: “Venezuela será ejemplo entre Naciones. Será la Israel de Latinoamérica”. Amen.

Más Noticias de esta sección

Publicidad