Resumiendo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Escobar de Andreis

Carlos Escobar de Andreis

Columna: Opinión

e-mail: calli51@hotmail.com
Había tomado la decisión -obvio que no radicalmente- de dejar de escribir sobre la situación por la que atraviesa actualmente el país, convulsionada y frustrante. Pero, no por casualidad la semana pasada me puse cita con un par de amigos con los que no me veía desde hacía largo tiempo y, como era de esperarse, entre tintos y capuchinos, saltó en la conversación el tema del día-día de la agitada agenda nacional. Entonces, cambié de parecer porque mis buenos amigos hacen una lectura diferente de la realidad colombiana y como cosa rara, ellos ven el “vaso medio lleno”, que es lo que me animó a resumirles de qué se trató.

De salida: “…no creo en el Castro-Chavismo que nos quieren acomodar, tratándonos de convencer que Colombia camina por los terrenos del populismo hacía lo que hoy es Venezuela (…) estamos en presencia de procesos históricos muy diferentes (…) haciendo un paralelo entre las dos naciones, encontramos que mientras los colombianos hemos transitado por gobiernos democráticos de centro (con la excepción del de Rojas Pinilla), los venezolanos y el resto de países populistas de derecha e izquierda de Latino América se acostumbraron a los regímenes autoritarios y dictatoriales (…) lo que hizo que los colombianos no renunciáramos a la protesta callejera ni a la movilización de masas en contra de las arbitrariedades y lo hiciéramos civilizadamente, utilizando todos los medios (no todas las formas) a nuestro alcance…”

Otro punto: “…es que a pesar del reciente descalabro que han sufrido las instituciones en nuestro país, aún subsisten algunas que se mantienen sólidas y se destacan como es el caso del Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, calificado éste como el mejor de Sur América y el Caribe, que ha defendido una política fiscal y monetaria responsable, evitando a toda costa la hiperinflación que afecta a los otros como uno de sus peores síntomas populistas (…) hay otras entidades, como las superintendencias (no todas) que se sostienen porque son instituciones de la población (…) e inclusive la justicia, que con todo el desprestigio ganado, se observa alguna reacción aceptable, tímida y cobarde para algunos, llevando a la cárcel a una veintena de corruptos…”

Una más: “…ningún tiempo pasado fue mejor, pamplinas, porque necesariamente las sociedades avanzan, no retroceden, buscando cualificar el bienestar de sus asociados y en Colombia, bien o mal, se han superado las grandes precariedades en los sistemas de salud y educación, las comunicaciones, la cultura y el deporte y, existen sin duda nuevas oportunidades aunque también subsisten preocupantes niveles de desigualdad y una democracia contrahecha (…) las ciudades, unas más que otras, ofrecen hoy condiciones de vida más favorables y así como la vida de algunos alcaldes transcurre en medio de acusaciones y detenciones, la de otros se cubre de gloria para gozar de inmenso respaldo popular…”
Y la de irnos: “…Colombia está viviendo un momento muy interesante, crítico pero interesante, crucial, que no podemos echar en saco roto, que lo debemos asumir con madures y moderación, pero con mucho coraje y decisión (…) yo lo pienso como una bisagra, un enlace que va a posibilitar una gran apertura, una gran rectificación y un gran acuerdo, que seguramente no dará al traste con la que parece ser ahora el tema de confrontación de las campañas, la corrupción, que es un fenómeno antiquísimo, pero insistir en esa lucha nos permitirá nuevas reglas de juego que nos sintonizarán en torno a un propósito económico, político y cultural común (…) vamos a elegir al presidente que se echará al hombro semejante desafío, por lo tanto hay que votar y tenemos que hacerlo con elegancia, cordura y optimismo, tanto en la primera como en la segunda vuelta…”
¿Qué tal los amigos que me mando?

Más Noticias de esta sección

Publicidad