Un estado inoperante

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rosado

Oscar Bravo Rosado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
“El mayor problema que tiene Colombia es la forma en que funciona el Estado” James Robinson


Para este economista el problema en Colombia no son los grupos armados ilegales, considera que uno de los problemas más grandes que tiene la nación es la política, el principal elemento que se debe empezar a transformar, el desarme y los acuerdos con las farc u otros grupos insurgentes podrían ayudar pero no resolverán los problemas estructurales, en nuestro país hace falta un cambio bastante completo que incluya a los dirigentes y un cambio en la manera en cómo se está manejando la administración, debido a la ineptitud de muchos mandatarios de elección popular es el ciudadano común el que termina finalmente pagando las consecuencias, por los errores que cometen aquellos que tienen la obligación de representarnos, que en vez de garantizarnos el bienestar general y el respeto de nuestros derechos nos afecta con las decisiones y los actos que realizan.

Nuestra constitución política de 1991 expresa que el estado debe cumplir con unos fines esenciales los cuales son servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la Constitución; facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación; defender la independencia nacional, mantener la integridad territorial y asegurar la convivencia pacífica y la vigencia de un orden justo. Esto nos muestra la gran responsabilidad que tiene el Estado pero que lastimosamente no lo está cumpliendo, una muestra de esto lo vemos reflejado en los problemas que afronta la Rama Judicial en Colombia, la gran mayoría de ellos son el resultado de la inoperancia del mismo. El Estado es responsable por la falla del servicio judicial este tiene la obligación de indemnizar todo daño antijurídico que produzca con su actuación, lícita o ilícitamente, voluntaria o involuntariamente, ya sea por hechos, actos, omisiones u operaciones administrativas de cualquiera de sus autoridades, o de particulares especialmente autorizados para ejercer función pública.

Si preguntamos a los ciudadanos Colombianos cuales serían los problemas prioritarios a resolver muchos expresarían casi los mismos: hay que derrotar la violencia y recuperar la paz, hay que superar las condiciones extremas de pobreza de parte importante de la población, hay que recuperar el respeto a la ley y la justicia, lo que equivale a reconstruir el Estado y a hacerlo nuevamente respetable, hay que invertir más en la educación de los colombianos. En todo esto, creo, hay consenso. Hoy necesita Colombia que todos tratemos de ayudar a que no se hunda, y que juntos realicemos una verdadera reforma estructural para tener un mejor país.
Publicidad