Círculos viciosos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Los círculos viciosos tienen la lógica de la irresolución como principal arma.
Esto es, nos hacen creer que no se puede hacer nada para arreglar la situación que no funciona, porque todo esfuerzo es vano. Por ejemplo, si un equipo de fútbol juega mal porque no tiene jugadores que le hagan jugar bien; la gente no va al estadio a verlos jugar; del mismo modo, no se compran jugadores que pudieran hacer que el equipo juegue bien, porque la gente no va al estadio y no hay cómo comprarlos.

Entonces por dónde se rompe este círculo. Esa es la pregunta y la respuesta más típica es el señalamiento de unos contra otros, la culpa que se busca en la mala actuación de los demás. Los que no van al estadio le echan la culpa a los directivos y los directivos a la afición. Y así se quedan siendo un equipo que juega mal y cuya hinchada no los acompaña.

Entonces, qué se debe hacer, no digo yo en este caso que es hipotético y que en nada nos incumbe; sino en nuestros propios círculos viciosos. En nuestra familia, donde los hijos se portan mal porque se sienten castigados y donde son castigados porque se portan mal. En nuestra relación de pareja donde te ignoro porque me siento ignorado y me ignoras porque crees que te ignoro.

Estos círculos viciosos no se solucionan, ya lo dije antes, echando culpas; porque del mismo modo que señalo, soy señalado. Se rompen con una actitud valiente. Con una decisión radical que dice: “yo quiero que esto sea diferente”. Y se necesita perseverancia, porque ese que se porta mal, que se siente ignorado, no va a cambiar su conducto porque tú cambies un día. El otro requiere sentirse seguro de que es real esto novedoso que le propones. Además debes tener claro que la costumbre, tiene una fuerza poderosa y si tu relación ha sido de una manera por algunos años, no puedes pretender que cambie de un día para otro, eso es algo que se da procesualmente, pero cuyo proceso hay que comenzar ya, aquí y ahora.

La decisión de romper estos círculos viciosos tiene que ser respaldada por el compromiso de actuar de manera inteligente, constante y responsable. No pretendas cambiarlo todo cambia lo que está en tus posibilidades. Así se rompen los círculos viciosos haciendo lo que s ti te tica y hacerlo creativa y decididamente. Esperar a ese todo cambie al tiempo es una manera de asegurarse que nada cambie.

Más Noticias de esta sección

Publicidad