¿Cuál bloque de constitucionalidad?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Wilfrido De la Hoz

Wilfrido De la Hoz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El Acuerdo Final que generaron los representantes del gobierno nacional y los guerrilleros de las Farc produjeron la más grande polarización política y social que ha sufrido el país en los últimos tiempos; más aún cuando los opositores al acuerdo lo rechazaron totalmente en el plebiscito del 2 de octubre pasado.

Ese acuerdo, incendió gravemente al país, porque suscitó intensas opiniones negativas y otras positivas. Las positivas estuvieron por el lado del Gobierno y sus seguidores. Algunos por identificación política o convicción lo aceptaron y otros por interés personal o hipocresía están apoyando al Presidente Juan Manuel Santos en su política de dejar un escenario nacional de no agresión de las FARC a las fuerzas oficiales con bombas, emboscadas, minas y secuestros, lo que él ha llamado paz duradera.

Por otro parte las opiniones negativas están por el lado de muchísimas personas, organizaciones religiosas, gremios y partidos que han llamado “los del NO” quienes a la postre fueron los ganadores en el plebiscito.

Era de inocentes pensar que la firma del acuerdo con condiciones de aprobación mediante decisión popular iba a conducir a una paz como la concebimos nosotros los que andamos por ahí; porque la intención de corregir el funcionamiento del Estado está escrito en la Constitución Política de Colombia de 1991 que en su Preámbulo reza así: ¨el pueblo de Colombia en ejercicio de su poder soberano, representado por sus delegatarios a la Asamblea Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la Nación y asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana decreta, sanciona y promulga la siguiente constitución política de Colombia¨

Ahí está escrito todo lo que los colombianos quisieron y determinaron en esa Constituyente. Ahora, se pretende adicionar el texto del Acuerdo a la Constitución Política, bajo el argumento que durante las conversaciones en Cuba se determinó que lo allí pactado pasaría a ser parte de la Constitución. Ellos creen que de esa manera se puede garantizar la implementación de lo escrito en Cuba, es decir cambiar parcialmente el modelo socioeconómico de Colombia.

Muchos colombianos piensan que con la desmovilización y reinserción de los guerrilleros integrantes de las Farc, va a suceder lo mismo o quizás peor que con los integrantes de las AUC, en el sentido de la adaptación y al profundo cambio que habrá que hacerle a estos señores que después de muchos años, casi que durante su vida completa, de estar haciendo lo que todos sabemos que hacen, vayan a convertirse en ciudadanos pacíficos y generadores de paz.

Bueno, pero otros piensan que ¨Si se puede¨ que ya existe la Ley de Verdad, Justicia y Reparación, Ley de Víctimas y Restitución de Tierras y otras herramientas jurídicas que permiten la vinculación de estos guerrilleros y los del ELN a la vida civil.

No obstante dentro de esos ¨intríngulis¨ de las leyes, hay muchas cosas que no son fáciles de prever. Por eso es sano señalar: ¨Doctores tiene la Santa Madre Patria que sabrán resolver¨.

Más Noticias de esta sección

Publicidad