Hornos crematorios

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Francisco Galvis Ramos

Francisco Galvis Ramos

Columna: Contrapunto

e-mail: [email protected]

No sé quién sea, ni me interesa saberlo, por ahora, el presidente de la Federación de Ciclismo. Incluso, podría tratarse de Pedro, Juan o Diego, tal vez alguno de aquellos que han hecho de la dirigencia deportiva un modus vivendi, como tantos casos escandalosos se han visto.


Eso debe de ser tan bueno, que mírense no más las rebatiñas por acceder a esas posiciones para luego atornillarse a ellas.

Lo que sí se sabe de ese señor es que en acto de insigne lambonería arremetió contra el ciclista Winner Anacona, para desconocerle el derecho fundamental a expresar libremente su pensamiento sobre el señor presidente de la República, doctor Santos y así hubiese sido sobre la madre Teresa de Calcuta o la madre Laura Montoya, como si la Federación ejerciese algún grado de curatela sobre los ciclistas.

Eso es lo que en lenguaje llano se llama imputarle un delito de opinión a un ciudadano, cosa que en ninguna democracia liberal debiera permitirse, moda impuesta bajo los auspicios del actual mandatario, siendo de tal manía conspicuos discípulos personajes de la horma nazista de Roy Barreras, Martín Santos, Piedad Córdoba, alias Iván Márquez, Armando Benedetti y César Gaviria, entre otros.

A esos extremos se ha llegado por la actitud genuflexa en boga, derivada del mercado persa de canonjías, dádivas y prebendas provenientes del erario que agencia este gobierno, a la que no es ajeno ningún grupo de interés como dicha federación.

Como se ve, ya no es solo la oposición democrática la víctima de la detestable y criminosa práctica, sino que también las personas más humildes que, como Anacona, ponen en alto el nombre de Colombia por fuera de las fronteras, gastando de su propio sudor y su propio solitario esfuerzo.

Este gobierno y sus áulicos construyen hornos crematorios para reducirnos a cenizas a los oponentes. Y resucitaremos al tercer día.

Es tal la crisis del país en todos los órdenes, la mordaza, el matoneo, la purga y la plancha que aplica el gobierno que -sin exagerar- nos pone con los pelos de punta ante espejos del tamaño de Cuba y Venezuela.

Tiro al aire: perdí la cuenta de las medallas cosechadas por la delegación colombiana en Río por cuenta de la Federación de Ciclismo. ¿Alguien me las podría recordar? ¡Gracias!

Este artículo se puede reproducir libremente por cualquier medio.

Más Noticias de esta sección

Publicidad