Actitud ganadora

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Me gusta la gente segura de sí misma. Esa que sabe quién es y que capacidades tiene. Esa que no tiene miedo de fallar sino que está dispuesta a dar lo mejor para volver a ganar. No se trata de prepotencia ni orgullo vano, se trata de confianza en sí misma.
Esa seguridad hace más posible ganar; así como el nerviosismo de la inseguridad acerca la derrota.

Me gusta la actitud con la que Catherine Ibargüen enfrenta las competencias. Ella refleja seguridad. Su sonrisa nos dice que ella está segura de lo que es capaz de saltar. Su esbelta figura de reina negra, su porte de amazona intrépida, su rostro alegre de quién sabe de que es capaz, me hace saber que ella es una ganadora. Si, no va a competir va a ganar. Sabe que las oportunidades son pocas y hay que volverlas realidad rápidamente.

Me gusta que no haya ningún asomo de timidez o de miedo. Es como si todo el látigo, las injusticias que sus ancestros tuvieron que sufrir en la época de la esclavitud la hubieran preparado para triunfar. Sabe hacerse respetar ante comentario grosero y criticar con clase a aquellos que solo aparecen cuando hay triunfos y que, debiendo, no han hecho nada por los deportistas.

Ella y Mariana Pajón, doble campeona olímpica, deben ser el ejemplo para todos los colombianos que dudan de sus capacidades y dejan pasar grandes oportunidades para brillar. Todos esos que nos arrugamos ante la incertidumbre debemos aprender de ellas a tener actitud ganadora.

Esa es la actitud del rey David ante Goliat. El sabe que tiene cualidades y que puede vencerlo. Pero sobre todo, sabe que tiene un Dios poderoso que lo respalda en todo y que le ayuda a obtener la victoria. Por eso una actitud del creyente es la actitud ganadora.

Más Noticias de esta sección

Publicidad