Buenos servidores

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Para Jesús de Nazaret la fuente de la felicidad es el servicio (Juan 13,17). Quien aprende a servir será capaz de encontrar de gozarse la vida y disfrutar cada una de las manifestaciones del amor de Dios. La sociedad actual necesita verdaderos servidores. Hombres y mujeres capaces de dar lo mejor de sí por generar procesos de transformación de lo malo. El modelo de servicio es Jesús de Nazaret, Él entendió su vida como un servir a Dios sirviéndole a los hombres. Para ser un buen servidor es necesario tener por lo menos tres características:


1. Se necesita capacidad de desprendimiento. Esto es, tiene que tener la capacidad de salir de sí mismo, de ir más allá de su situación, de dejar a un lado su zona de confort para poder ayudar a la persona que necesita. Es un desinstalarse existencial y físicamente. Esto es, se necesita ser libre y salir al encuentro de la persona necesitada.

2. Es necesario hacer ese servicio con alegría. Hay que comunicar optimismo y gozo. No se puede hacer un servicio lleno de ira, de amargura, de miedo y de negativismo. Hacerlo sería como mostrarle a la otra persona que no estamos contentos con ser servidores.

3. Tiene que ser un servicio efectivo. Tiene que haber una transformación de la realidad. Hemos sido llamados, por Jesús, para cambiar el mundo y así tenemos que intentarlo. El servicio tiene que ser efectivo, tiene que notarse su presencia en la vida de las personas que lo reciben.

Te propongo que revises si eres una persona servidora. Tienes que entender que ese es el camino de la felicidad. Santa Marta necesita buenos servidores. Ánimo
Publicidad