¿Qué hacer con el Banco Mundial?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Cuando escribo este artículo no lo hago defendiendo a Santos, mucho menos atacando a Uribe, a ambos los considero, como decían nuestros abuelos cucarachas del mismo calabazo.

Uno y otro han tenido que ver con la actual situación que vive el país y que no es precisamente la mejor como nos lo pretende mostrar el establishment criollo a través de sus medios.

Por estos días llegó a mi computadora por intermediación de una muy buena amiga un artículo de Marcelo Justo, un periodista de la BBC Mundo, en donde hace referencia a los seis países más desiguales de América Latina tomando como base el famoso coeficiente de Gini que tiene aceptación mundial y mide hasta qué punto la distribución del ingreso, incluso en algunos casos el gasto de consumo entre individuos u hogares al interior de una economía se aleja de una distribución perfectamente equitativa. Planteado así significa que un índice 0 de Gini expresa una equidad perfecta, pero un índice de 100 representa una inequidad perfecta.

En dicho artículo me topé con unos datos curiosos, como por ejemplo, que América Latina a pesar de no ser la región más pobre del planeta paradójicamente compite con África, por el título de la más desigual del mundo.

Otro dato fue la triste coincidencia que de acuerdo con los informes del Banco Mundial, los primeros cinco países en dicho ranking son africanos y le siguen cinco latinoamericanos, a saber: Honduras (53.57), Colombia (53.5), Brasil (52.9), Guatemala (52.4), Panamá (51.7), siguiendo un poco más adelante Chile con el 50.5. 

En su criterio el problema se complica cuando a la desigualdad se suma la pobreza la cual tiene que ver con el ingreso medio de una sociedad determinada. Es decir, una cosa es él ingreso promedio y otra la manera como el mismo es distribuido. Esto permite entender que existan países pobre muy desiguales, como Honduras, pero también otros con ingresos relativamente medianos o altos ingresos como Brasil (52.9) o Estados Unidos (41.1), que presentan altos índices de desigualdad. Colombia, por ejemplo, se encuentra en este grupo de países con ingresos medios y altos, pero que en términos de PIB se ubica 74 puestos por encima de Honduras, se encuentra en primer lugar en niveles de “desigualdad” en América Latina, dado que de Honduras que ocupa el primero lugar solo la separa un 0.07.  De acuerdo con el Banco Mundial el 10% de la población más rica del país gana 4 veces más que el 40% más pobre. Es más, en el índice de desarrollo humano de la ONU, el país pierde diez puntos una vez se obtiene la media ponderada en términos de desigualdad de acceso a la salud, la educación y los bajos salarios. Bien vale la pena resaltar  que otros países del área, de los cuales nos vive hablando pestes el establecimiento mediático, están mejor ubicados, entre ellos Argentina (42.3),obviamente antes de Macri; Ecuador (47.3), Bolivia (48.1), con Venezuela el caso da como para pensar mal dado que en 2006 el índice Gini era de 46.9; en septiembre 17 de 2.012 BBC Mundo  en un aterrador titular: “Venezuela, el menos desigual, casi el más violento”, señalaba que; “El Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), que mide la desigualdad según el índice Gini, considera a Venezuela por delante de Uruguay como el país menos inequitativo de la región.” Pero este último dato no aparece en el cuadro oficial del B.M. e inexplicablemente a partir de 2007 no surge información alguna sobre este país.

 Pero hay algo peor y es que según el B.M. uno de los problemas que genera esa desigualdad es la escasa recaudación fiscal, o sea la evasión fiscal. Todos sabemos que entre más alto es el nivel socioeconómico del ciudadano mayor es la posibilidad de evasión de impuesto, pero a sabiendas de esta verdad de Perogrullo a estos organismos internacionales  lo único que se les ocurre recomendarle a los estados para equilibrar su economía, es disminuir gasto público, léase inversión social, y aumentar las tasas impositivas que solo pagarán los menos indicados.

 

Más Noticias de esta sección

Publicidad