Quebrada La Lata

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Carlos Bustamante Barros

Carlos Bustamante Barros

Columna: Columna Caribeña

e-mail: cm-bustamante@hotmail.com

Al momento de escribirse el presente artículo periodístico los informes difundidos por los medios de comunicación de la vieja e hidalga ciudad de Bastidas dan cuanta que ingenieros hidráulicos laboran día y noche en el área donde nace quebrada La Lata con el fin de controlar mediante el sistema de succión por tubos gigantescos las aguas represadas para verterlas con posterioridad al Río Manzanares, con lo cual quedaría de hecho controlada esta problemática que inunda con sus afluentes descontrolados numerosos barrios con grandes asentamientos humanos de sudoriente de la ciudad como son en efecto Chimila, Bastidas, Galicia, Ondas del Caribe, Pantano, barrios de la comuna cinco e inunda de paso tramos importantes de una de las principales arterias viales de la ciudad como lo es efecto la Avenida del Libertador a la altura del lugar conocido como la vuelta del burro, en cercanías de la entrada al populoso barrio Bastidas de la capital del Magdalena.

El problema surgido de las aguas desbordadas de la quebrada La Lata no es nada nuevo, todo lo contrario viene desde el año inmediatamente anterior cuando arreciaron las lluvias con todo su furor, lo cual sirvió de alguna manera como paliativo para que en la opinión pública se creara confusiones acerca del origen de sus aguas caudalosas represadas en hondonadas cercanas al lugar donde existe el ojo de agua o manantial del referido afluente en la cual el ciudadano común atribuía al invierno sin imaginarse que era producto de las aguas desbordadas que buscaban en la planicie lugar tranquilo para reposar sus aguas caudalosas.

El misterio de las aguas a gran escala, permanentes en el lugar conocido como la vuelta del burro en la avenida del libertador comenzó a develarse cuando ceso el crudo invierno para dar paso al verano del Caribe que marchita las hojarascas en la arboleda con su fuerte sol canicular, allí continuaron las aguas como si no hubiera cesado de llover entonces empezó a florecer la verdad verdadera, no era el invierno la causa del acopio de las aguas allí sino el desbordamiento de la quebrada la lata que buscaba a través de los cerros circunvecinos donde posar sus aguas corrientosas que por la geografía del terreno profundo sirvieron en ese lugar para el acopio de aguas.

En varias oportunidades tuve la oportunidad de observar de cerca las aguas que inundaban el sector de la Avenida del Libertador conocido como la vuelta del burro, por el color de sus aguas cristalinas indicaban que no eran aguas residuales ni del invierno sino que era derivado de afluentes cercanos, incluso muy de mañana se veían limpias sus aguas por lo cual me sentí tentado a palpar la frescura de sus aguas y al abrir la portezuela del vehículo e introducir mis miembros inferiores en la misma me di cuenta que era derivado de afluentes cercanos también supuse con acierto que se originaría el efecto domino que terminaría por afectar a muchos barrios vecinos originando una gran problemática social, en la cual la autoridad de turno del distrito deber responder ante la comunidad por representar la autoridad administrativa de conformidad a la constitución nacional vigente.

De esa abstracción consecuente no paso mucho tiempo cuando la prensa hablada y escrita empezó a informar a la comunidad del problema social surgido del desbordamiento de la quebrada la lata, en la cual se hacían objeciones a torpezas manifiestas de firmas constructoras por no haber previsto en sus planos la eventualidad surgida para canalizar las aguas del ojo de agua o manantial al mar y / o en su defecto al río manzanares cuando adoptaron la medida de destruir su lecho natural del cerro madre sacando piedras enormes de su estructura física para obras posteriores de ingeniería en la bahía de Santa Marta.

En realidad llover sobre mojado no sirve de nada, los errores de ingeniería que debieron haberlos con creces en el caso especifico citado debería tenerse muy presente para futuras obras de ingeniería en la que el estudio de suelo de su entorno natural de ojos de agua o manantiales debe canalizarse con drenajes por simple lógica, de lo contrario habrán otras inundaciones con las consecuentes y agudos malestares para la comunidad, que desde ya se apresta entablar demandas millonarias a la Alcaldía como representante del estado para objeto de indemnizaciones por los daños causados. Por supuesto la labor del periodismo investigativo es la de informar simple y llanamente, no la de hacer juicios porque este le corresponde a la Fiscalía y a los jueces en primera instancia y en segunda instancia a la justicia divina en la hora del juicio final cuando se haya partido para siempre de este mundo, por tanto me abstendré de hacer señalamientos en tal sentido porque no corresponde a mi estilo de escribir.

Más Noticias de esta sección

Publicidad