Guatemaltecos se decantan por dos rostros conocidos

Editorial
Tamaño Letra
  • Font Size

En las elecciones generales del domingo pasado hubo pocas sorpresas de cara a una segunda vuelta. Los guatemaltecos se decantaron por las mismas caras conocidas. La ex primera dama Sandra Torres, socialdemócrata, y el candidato de centroderecha Alejandro Giammattei, quienes lideraron las encuestas.

Candidata de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, Torres es la virtual ganadora de la primera vuelta electoral, pero sin que le alcance el porcentaje para evitar un segundo asalto, programado para el próximo 11 de agosto. Será la segunda vez que la exesposa del expresidente Álvaro Colom llegue a esa instancia. La primera fue en 2015, cuando fue derrotada por el actual mandatario, Jimmy Morales, del Frente de Convergencia Nacional, FCN-Nación.

Ese año, la ex primera dama, de ideología socialdemócrata y conservadora en lo moral y lo económico, quedó en ambos casos en el segundo lugar. Consiguió en la primera vuelta 967.242 votos y en la segunda alcanzó 1.261.607 sufragios. Mientras que Morales, quien fue la sorpresa de esos comicios a los que los guatemaltecos asistieron a las urnas cansados de la corrupción que representaba la vieja política, obtuvo 1.167.030 y 2.393.269 sufragios, respectivamente. Cuatro años después parece que los ciudadanos van como el cangrejo, para atrás, porque se decantaron otra vez por las caras conocidas.

Señalada de financiación electoral ilícita en 2015 por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), esta mujer nacida en el municipio de Melchor de Mencos, en el departamento norteño de Petén, contiguo a la frontera no delimitada con Belice, parece encaminarse a la Presidencia que le obsesiona desde 2011.

Ese año no pudo competir por la primera magistratura del país porque la Justicia consideró que había cometido un fraude de ley al divorciarse de Colom, que aún era presidente, solo para participar como candidata. Ahora tendrá enfrente, según las previsiones, a Giammattei, el exdirector del Sistema Penitenciario respaldado por el partido de centroderecha Vamos. En su cuarto intento por alcanzar la Presidencia ha logrado por primera vez pasar a una segunda vuelta electoral: dos décadas participando como candidato.

Y en este enfrentamiento, la ex primera dama tiene cuesta arriba ganar la Presidencia sobre el médico y cirujano. La última encuesta de CID-Gallup, publicada unos días antes de los comicios del domingo, advirtió que el 34,10 por ciento de los guatemaltecos no volverían a votar por Torres en la segunda vuelta, contra el 2 por ciento que no favorecería a Giammattei. Esto supone que el aspirante de Vamos se impondría con un 38 por ciento a Torres, que obtendría el 34 por ciento de los votos.

Aunque los guatemaltecos eligieron a los mismos para el balotaje, los comicios generales también dieron algunas sorpresas. Como la de Roberto Arzú, el hijo del fallecido expresidente Álvaro Arzú (1996-2000), que estaba en un empate técnico con Giammattei en su primera participación política según los sondeos, bajó hasta el quinto lugar en el escrutinio.

Mientras que la única candidata presidencial indígena, Thelma Cabrera, del Movimiento para la Liberación de los Pueblos, MLP, saltó un puesto, al cuarto. En su primera incursión como aspirante a gobernar Guatemala impactó a seguidores y escépticos, aunque ya anunció que hubo un fraude por un sistema corrupto en contra del movimiento que representa y dijo que no reconocerá los resultados.

Las eventuales alianzas para la segunda vuelta electoral, sin embargo, definirán al próximo presidente que sucederá en el poder, el 14 de enero de 2020, a Jimmy Morales, quien automáticamente pasará como diputado al Parlamento Centroamericano, Parlacen, para un periodo de cuatro años.

Ninguno de ellos ha querido desvelar cuáles serán sus estrategias para ese 11 de agosto. Todo un misterio.

Más Noticias de esta sección

Publicidad