Pueblo golpeado por sismo muestra qué queda por hacer un año después

Tras un año del sismo, los ciudadanos aún no se reponen de la tragedia ocurrida el 19 de septiembre de 2017.

Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
A un año de la tragedia desencadenada por el sismo de magnitud 7,1, que dejó 369 víctimas mortales (228 en Ciudad de México), este pueblo de la delegación Xochimilco ofrece una estampa contradictoria.

México, (EFE).- Las radios se escuchan por las calles de San Gregorio Atlapulco. Son las de los albañiles, que trabajan a destajo en este pueblo del sur de la capital mexicana dando testimonio de que, un año después del potente terremoto que sacudió el centro del país, aún queda mucho por hacer.

"Inmueble dañado", reza un cartel hecho a mano y pegado en una lona que tapa el lugar donde antes se alzaba una casa. Los ladrillos se apilan en las calles y muchas fachadas conservan los símbolos pintados con aerosol que permiten identificar a simple vista cuáles son los daños de cada hogar.

Por un lado, en algunas calles y callejones se descubren casas recién construidas de colores vivos; "Decidimos mejor arreglarlas por nuestra cuenta", comenta a Efe María Félix Robles, quien lamenta haber perdido tiempo "esperando la ayuda que nunca llegó".

"No podemos recuperarnos. Todos los donativos, lo que se dijo que había, no lo hay", reclama Honorina Galicia, quien ha quedado fuera del reparto en el nuevo mercado y tiene que vender sus productos en la calle.

Doce meses después de la tragedia, esta vendedora exige que les vuelvan a dar su espacio en un recinto seguro de cara a futuros temblores. Y sobre todo, tiene un reclamo: "Que no nos vean como números".

Más Noticias de esta sección

Publicidad