Manny Pacquiao vuelve a dar cátedra y gana la corona welter

El peleador filipino Manny Pacquiao, a sus 40 años, volvió a dar cátedra de boxeo sobre el cuadrilátero.

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
Con su victoria, Pacquiao mejoró su marca a 20-4-2 en combates de título mundial y su registro de por vida queda en 62-7-2.

Las Vegas (EE.UU.), (EFE).- El peleador filipino Manny Pacquiao, a sus 40 años, volvió a dar cátedra de boxeo sobre el cuadrilátero y se acreditó el título mundial de peso welter de la Asociación Mundial de Boxeo al superar por la vía de la decisión dividida al estadounidense Keith Thurman.

Ante una asistencia de 14.356 personas en el MGM Grand Garden Arena, en Las Vegas Nevada, Pacquiao volvió a coronarse campeón mundial al quitarle el invicto a Thurman. Es, además, el quinto peleador de más edad en conseguir una corona mundial.

Una victoria de experiencia

Thurman, 10 años más joven que el filipino, vio caer su marca a 29-1, haciendo la quinta defensa del título que ganó en el 2015 al superar a mexicano estadounidense Robert Guerrero.
Para Pacquiao la victoria se suma a su exitosa carrera de 24 años, al superar a un peleador mucho más joven, quitarle el invicto y arrebatarle la corona mundial.
Pacquiao, que derribó a Thurman en el primer asalto, ganó 115-112 en las tarjetas de puntuación de los jueces Dave Moretti y Tim Cheatham, mientras que el juez Glenn Feldman tuvo la tarjeta en 114-113 para el excampón estadounidense.

Se tuvo que tragar las palabras

Thurman, de Clearwater (Florida), había prometido enviar a Pacquiao a la jubilación, incluso predijo que ganaría por nocaut en seis episodios para hacer "desaparecer" al púgil apodado "Pacman".

Pacquiao mostró toda su experiencia

Pacquiao lastimó visiblemente a Thurman con una mano izquierda al cuerpo en el décimo, y el estadounidense intentaba escapar, pero el nuevo campeón del mundo, simplemente se lo impedía.
En el undécimo asalto, Thurman intentó acabar con la pelea y logró una combinación izquierda-derecha tratando de golpear la zona inflamada de Pacquiao, pero ese castigo tardío no le ayudó mucho.

El cierre de pelea, parecía que Pacquiao no estaba interesado en acabarla, sino en seguir castigando a Thurman con combinaciones al cuerpo y cara, para concluir de la manera más emocionante posible su coronación como nuevo campeón mundial. EFE
Publicidad