Juventus gana el primer Scudetto en la ‘era Cristiano Ronaldo’

Juventus se quedó con su título de Serie A número 35, el primero en la era Ronaldo.

Deportes - Internacional
Tamaño Letra
  • Font Size
El equipo de Turín suma veinte puntos de ventaja sobre el Nápoles, segundo, que jugará este lunes contra el Atalanta, y se coronó como campeón con cinco jornadas de antelación con respecto al final del torneo.

El Juventus Turín triunfó 2-1 frente a Fiorentina y conquistó matemáticamente su 35 título de campeón de Italia, el octavo consecutivo y el primero de la 'era' del portugués Cristiano Ronaldo.
Tras el disgusto vivido el pasado martes, cuando fue eliminado por el Ajax en los cuartos de final de la Liga de Campeones, el Juventus volvió a la senda del triunfo y sentenció definitivamente una Serie A que le vio dominar desde el primer momento, sin nunca dar opciones a sus rivales.

Sin el argentino Paulo Dybala, con problemas musculares, Allegri apostó este sábado por Cristiano de titular en la delantera, acompañado por el colombiano Juan Guillermo Cuadrado y por Federico Bernardeschi.

Y las escorias de la eliminación del pasado martes fueron evidentes al comienzo, con el Fiorentina que se adelantó tras apenas 6 minutos con un gol del serbio Nikola Milenkovic y que silenció a un Juventus Stadium todavía dolido.

El conjunto toscano, entrenado por el exsevillista Vincenzo Montella, jugó con las ideas claras y rozó el segundo gol en varias ocasiones con unos disparos de Federico Chiesa, pero terminó sucumbiendo ante la reacción del Juventus.

El brasileño Álex Sandro empató en el 36 con un gran cabezazo y devolvió ánimo a un Juventus que se adelantó al comienzo de la reanudación gracias a un gol en propia meta del defensa italiano Gaetano Pezzella, tras un centro de Cristiano.

En el tramo final, mientras la hinchada de Turín empezaba a entonar cánticos para celebrar el 35 "Scudetto", el Fiorentina intentó salvar puntos y se acercó a la diana del empate en el tiempo añadido con un disparo del colombiano Luis Muriel que no tuvo éxito.

Cuando el colegiado pitó el final, el cuadro turinés abrió sus celebraciones y exhibió una pancarta con la escrita "La octava maravilla" en su coliseo.
Publicidad