Colombia: ¿todavía un país feudal?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

Antes de que se desatara la polémica por la foto de la revista Hola, en la cual parecen varias generaciones de destacadas mujeres de Cali, había comprado la revista para mirarla más que leerla, en la sala de espera antes de salir del país.

Lo primero que me sorprendió es que esas primeras páginas, siempre dedicadas a mansiones de la nobleza o de los multimillonarios del mundo, estuvieran dedicadas a una familia caleña, y además, no a uno de los cuatro cacaos de este país.

Esto me confirmó algo que siempre había sospechado: en Cali concretamente, existe gente muy adinerada, que el resto de Colombia no conoce.

También me impresionó la tristemente célebre foto en que aparecen, como parte del mobiliario, dos mujeres afrodescendientes con sendas bandejas de plata y juegos de café o té, sin mirar a la cámara. Y también una foto de ellas preparando unos zumos de frutas, decía la revista.

Mi sorpresa tenía varias explicaciones. Era la primera vez que veía a los personajes posando con sus empleadas de servicio. Normalmente los y las nobles y multimillonarios, tratan de aparecer de manera modesta y sin corte de servidores. Tal vez por ello, más que racismo que es lo que ha levantado ampollas en Colombia, lo que vino a mi mente fue feudalismo.

Según Wikipedia, para no ir más lejos, "se denomina feudalismo a la organización social, política y económica basada en el feudo que predominó en la Europa occidental entre los siglos IX y XV. Se trataba de propiedades de terrenos cultivados principalmente por siervos, parte de cuya producción debía ser entregada en concepto de "censo" (arriendo) al amo de las tierras, en la mayoría de los casos un pequeño noble (señor) nominalmente leal a un rey."

Más que un capitalismo moderno que da lugar a la formación de clases medias y reducción de pobreza, en el Valle del Cauca pero también en muchas otras partes del país como la Región Caribe, entre otras, la explotación rural que genera rentas a los dueños de la tierra y que visualizan a sus empleados más como siervos que como trabajadores con derechos, parece que aún existe en nuestras sociedades, al menos en la mente de algunos grandes señores o señoras.

Por ello, les parece natural y no se escandalizan para nada con la foto que despertó con razón mucho malestar.

La concepción feudal de explotación de grandes haciendas o latifundios que explica nuestra aberrante concentración de la tierra y que ha generado rentas explotando la mano de obra, es posible que persista en la mente de muchos como algo normal. Esa ha sido la historia de este país en la agricultura y en la minería, por ejemplo y es probable que no desaparezca del todo en el sector industrial.

La preocupación nace de que con esta mentalidad donde hay siervos y señores, el país nunca llegará a ser una sociedad realmente moderna, democrática e igualitaria así se trate bien a los siervos.

El verdadero capitalismo del siglo XXI, porque nadie está hablando de socialismo, tiene que ser el que tiene como objetivo el crecimiento económico incluyente en el que todos patronos y empleados, puedan garantizar, "el goce efectivo de sus derechos económicos sociales y culturales". Obviamente en Colombia con las altas tasas de pobreza y de indigencia que aún tiene, está lejos de llegar a esa meta. Pero si además, la mentalidad feudal predomina entre nuestros dirigentes ese sueño parece imposible.

Más Noticias de esta sección

Publicidad