Andrés Pastrana: un señor expresidente

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

"A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César" y precisamente por no pertenecer al Partido Conservador y seguir siendo liberal, creo necesario destacar el papel que Andrés Pastrana Arango está desempeñando como expresidente de Colombia. No es la primera vez que sorprende pero esta vez si la sacó del estadio, como se dice popularmente.

La carta que le envió al actual presidente de su partido, el barranquillero, Efraín Cepeda Saravia, contiene lo que muchos no solo querríamos decir sino lo que muchos quisiéramos escuchar dentro de nuestros propios partidos.

Lo primero es que en esa dura carta a Efraín Cepeda, baja de la nube a su partido diciéndole que dejen de engañarse, que la realidad es que los resultados de las elecciones pasadas fueron "un fracaso electoral". Además señala que "las maromas aritméticas" las han utilizado para 'justificar lo injustificable". Qué envidia de la buena! Lástima que en el Partido Liberal no hubo voces que dijeran lo mismo sino que por el contrario, todos salieron a reclamar un triunfo cuando su candidato a la segunda magistratura del país, la Alcaldía de Bogotá, sacó una pobre votación y otras ciudades importantes también salieron de la esfera del liberalismo.

Pero no, todo fue euforia e inclusive se llegó a decir que Pardo era un héroe porque de una derrota había sacado un triunfo. Se les olvidó a los liberales que llegamos a ser en el pasado, la gran fuerza electoral y que eso se perdió porque ganaron los candidatos que se inscribieron por firmas.

Pero la parte más importante de la carta de Pastrana a Cepeda y a su Partido se refiere al tema de la corrupción. No le tiembla la mano para acabar con el director anterior por las denuncias que "lo ligaron a un motel de la mafia y a una notaría" y sigue con las directivas actuales por el anunciado homenaje en la Picota al "narco para-militarismo y a sus adláteres de la política por encima de los muertos, la sangre, el dolor y la vergüenza nacional".

Que dolor, que mientras eso dice el expresidente Pastrana, las directivas del liberalismo todavía insisten en defender a algunos de sus líderes regionales condenados por paramilitarismo, que estuvieron en la cárcel pero que ahora reemplazan, con calle de honor, por sus esposas y familiares. Pero para ser justos también esto sucede en la U, el partido creado por el presidente Santos. Algunos de sus acusados y condenados por el crimen horrible de apoyar a los sanguinarios paras, han recibido también a través de sus esposas, las posibilidades de representarnos como miembros de nuestras misiones en el exterior.

"Chapeau" expresidente Pastrana, por su valentía al ejercer como conciencia de su partido mientras otros expresidentes tratan de perpetuar su nombre, rompiendo filas e imponiendo a sus delfines. Ser la conciencia independiente de sus partidos y de ese país que les dio el mayor honor que se le puede otorgar a un ciudadano, elegirlo como su primer mandatario, debería ser el papel de aquellos que hoy pertenecen a ese grupo privilegiado. Mirar sin intereses personales a su país; servir de norte a una política desacreditada y a una sociedad llena de problemas, son las verdaderas tareas de quienes han sido los mandatarios de Colombia, país que a diferencia de otros, no los manda al olvido sino que los respeta y sobre todo, los escucha.

Publicidad