Uribe y Arias

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

Para quienes conocemos a Andrés Felipe Arias desde su primer cargo en el Ministerio de Hacienda, hasta cuando llegó a ser ministro, inclusive para aquellos que sufrimos su insoportable arrogancia, nos duele su situación actual. Sus pequeños hijos, su esposa y él mismo presentan un cuadro que conmueve.

Pero hay una pregunta que muchos nos hacemos y que hasta ahora no se ha abordado con suficiente profundidad. Y no se trata de declararlo o no culpable, porque esa es función de la justicia y no de ningún ciudadano incluyendo al mismo presidente Duque y ni siquiera al ex presidente Uribe. Pero independientemente de su culpabilidad, lo que amerita unas consideraciones es la relación de Arias con el presidente Uribe: ¿cómo su más fiel seguidor termina en semejante situación tan crítica?

Nadie niega la inteligencia de Andrés Felipe, su indiscutible formación profesional como economista; pero también, como una de sus características, su prepotencia, de la que hacía alarde mucho antes de convertirse en figura pública y con altísimas posibilidades de llegar a la presidencia de la República. De ninguna manera es razón suficiente para explicar su situación actual. Con esas características personales era inevitable que el entonces Primer Mandatario, Álvaro Uribe Vélez, acelerara su carrera profesional a unas velocidades jamás vistas anteriormente. Sin embargo, debe reconocerse que dadas las características de Arias, su ascenso profesional seguramente se habría podido demorar mucho más pero era muy probable que escalara altas posiciones en el gobierno, sino de Uribe, el de otro presidente de Colombia.

La pregunta que a muchos nos da vuelta en la cabeza, es por qué con esa reconocida habilidad del expresidente Uribe, con esa intimidad entre él y Arias, o no lo aconsejó correctamente o no previó las consecuencias de varias de las circunstancias que han terminado en semejante condena, 17 años, en semejante multa, 41.000 millones de pesos y finalmente en su extradición desde Estados Unidos. Dejando a un lado el caso de Agro Ingreso Seguro sobre el cual ya se ha pronunciado la justicia, queda tratar de entender las etapas que siguieron a la condena.

Varios de los exfuncionarios del gobierno Uribe que fueron juzgados por la justicia colombiana, en vez de cumplir condenas, huyeron del país. Es decir, obviamente el entonces presidente de Colombia debió sugerir esa posibilidad o sencillamente hacerse el de la vista gorda. Andrés Felipe Arias no fue la excepción y la duda que a muchos nos surge es si en este caso específico la evasión de la justicia colombiana, su estadía en Estados Unidos pidiendo asilo sin cumplir o enfrentar la condena en Colombia, no explican los desarrollos que conocemos. ¿Se equivocó el expresidente Uribe en el manejo de la situación de Arias? Conociendo esa cercanía entre los dos, es muy difícil pensar que Arias no le consultó a Uribe los pasos a seguir. Pero hay una duda adicional: ¿Por qué el entonces Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, sí vive tranquilo en el exterior y no compadeció ante los jueces en Colombia? ¿Dónde estuvo la diferencia con respecto a la situación de Arias?

Claro que el expresidente ha declarado en las cortes en Estados Unidos a favor de Andrés Felipe Arias, pero esos esfuerzos no resultaron. Probablemente ya era muy tarde para cambiar su situación ante la justicia norteamericana. Ahora, seguramente Uribe hará lo indecible, como promover la Ley de Segunda Instancia para darle la oportunidad de quedar libre pero sacando de la cárcel a muchos de los paramilitares y corruptos que pagan condenas y que le han hecho tanto daño a este país. Mediante algunas declaraciones Uribe trata de defender a Arias pero la verdad es que independientemente de lo que suceda de ahora en adelante, lo que sigue rondando en la cabeza de muchos es cuál fue, y será, el papel que esa relación tan cercana entre Uribe y Arias jugó, y jugará, en la tragedia que vive este último. ¿Se rompió en algún momento ese cercano vínculo entre los dos, o no fueron las mejores recomendaciones las que Uribe le dio a su pupilo?

Más Noticias de esta sección

Publicidad