O todos en la cama o todos en el suelo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Luis Tabares Agudelo

Luis Tabares Agudelo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El 14 de mayo de 2009 un diario capitalino, publicó el artículo Los ganaderos y la financiación paramilitar.

En el hace referencia a lo que se empezaba a ventilar como Paraeconomía por los nexos de muchos sectores empresariales con las Autodefensas Unidas de Colombia. Entre los principales y más activos: los ganaderos. 

Asimismo, se reabría el capítulo de la Parapolítica por investigación y vinculación de la Corte Suprema de Justicia a un senador de la republica de la época que entre 1991 y 2004 fue presidente de Federación Colombiana de Ganaderos  

En la época se desató una gran polémica debido a que se enteraba el país de los nexos de muchos sectores económicos con las AUC, entre ellos los ganaderos que reconocían haber financiado a los paramilitares para que los defendieran de los abusos de la guerrilla principalmente de las Farc y del abigeato al que eran sometidos constantemente. 

Por otra parte, por los mismos días el señor José Félix Lafaurie afirmó que “El gremio tiene la valentía de asumir la responsabilidad de que en el pasado financió el movimiento paramilitar del país”.

El 23 de marzo de 1983 el diario el País de España publicó un artículo de Gabriel García Márquez titulado ¡Manos Arriba! en él cuenta que el general Omar Torrijos -jefe de Estado de Panamá desde 1968 hasta 1981- le gustaba visitar las haciendas ganaderas del caribe colombiano. Le fascinaba el desarrollo de los ganaderos, su organización y todo lo relacionado con la genética. Cuenta nuestro Gabo que todas esas ideas las llevaba a su natal Panamá. Pero, le llamaba mucho la atención y lo impresionaron los poderosos ejércitos privados conque los grandes ganaderos protegían sus bienes y sus vidas de las incursiones frecuentes de los guerrilleros. El General que, aunque era hombre de armas tuvo la impresión de que estos ejércitos privados podrían terminar en bandas criminales a sueldo y por supuesto en una delincuencia común incontrolable. Cuenta además nuestro nobel que Omar Torrijos no despreció su próxima visita oficial a Colombia para transmitirle su alarma y temor al presidente doctor Turbay Ayala. 

Es curioso que debido a que hallan cuerpo en vehículo incinerado de ganadero secuestrado en Valledupar, los ganaderos del Cesar -departamento con más de 13.200 fincas ganaderas- hacen propuesta para portar armas. Abren el debate argumentando que se les hace necesario poder defenderse de la delincuencia. Y a reglón seguido el gremio pide no ser estigmatizado con señalamientos sobre la supuesta conformación de ejércitos privados.

El artículo 223 de la Constitución de 1991 nos ordena que sólo el Gobierno puede introducir y fabricar armas, municiones de guerra y explosivos. Nadie podrá poseerlos ni portarlos sin permiso de la autoridad competente…

Por todo lo anterior, estamos dando vueltas en un círculo vicioso. Nos dijeron que había que hacer la paz con las Farc por encima del NO del plebiscito porque el país entraría en una tranquilidad parecida a la del paraíso y que seríamos la potencia económica de Suramérica.

Debido a que tragamos muchos sapos por esa paz anhelada pero igualmente hoy nos damos cuenta de que no se hizo la tarea más importante que era ocupar con la fuerza pública, jueces, fiscales y trabajo a las zonas dejadas por las farc, estas zonas ya fueron copadas por fuerzas oscuras que cambiaron el nombre a disidencia.

Por eso digo, estamos dando vueltas en un círculo vicioso porque no es concebible que los delincuentes y malandros estén armados hasta los dientes y los civiles de bien desarmados y con una fuerza pública que no ha sido capaz de solucionar este problema ni desarmar a los bandidos.

Más Noticias de esta sección

Publicidad