Aumento del pasaje en Santa Marta

#MiraMiRed
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Enero

Los ciudadanos que opinaron en el sondeo realizado por EL INFORMADOR se oponen a la nueva tarifa y piden que mejoren el “mal servicio”.

La última decisión de Rafael Martínez antes de salir de la Alcaldía fue aumentar el pasaje del servicio de bus. EL INFORMADOR consultó en las calles la opinión de los ciudadanos, quienes se mostraron en desacuerdo por la nueva medida y manifestaron que el mal servicio debía mejorar.

La Alcaldía de Santa Marta a través del Decreto 544 del 31 de diciembre de 2019 anunció el incremento en el valor del pago del pasaje de bus en $100 si se hace por pago electrónico y $200 a través de efectivo. Para la implementación a cabalidad del sistema electrónico habían fijado un plazo hasta diciembre del 2020.

La tarifa fue ajustada en $2.000 días ordinarios y $2.050 festivos, si el pago es en efectivo, y $1.900- $1.950 respectivamente, si el pago es electrónico. Asimismo, en el decreto estipularon que, para los vehículos nuevos, climatizados y con acceso a personas con movilidad reducida, el costo es de $2.100 y días festivos $2.150 si el pago es en efectivo, y aplicaba el mismo descuento de $100 pesos si el pago es electrónico.

El valor de la tarifa diferencial establecida para la población de estudiantes de colegios públicos en los horarios establecidos de lunes a viernes se mantuvo en $1.600 durante el año.

Febrero

Sensación en el Parque Tayrona por paseo de caimán aguja

Ejemplares de caimán aguja se pasearon por Neguanje durante los primeros días del cierre del Parque Nacional Natural Tayrona. Uno de ellos fue asegurado por las habitantes del sector, y posteriormente regresado a su hábitat.
Cada vez es más normal que cuando se cierre el Parque Nacional Tayrona, empiecen a salir los animales silvestres de su entorno natural. Un ejemplar de caimán aguja, fue amarrado por algunos minutos debido a que se encontraba muy cerca de una vivienda. Los moradores del sector lo dejaron en libertad en una zona más retirada, cerca de Playa del Muerto.

Desde el sábado primero de febrero hasta el sábado 29 de febrero de 2020, se prohibió el ingreso de visitantes y la prestación de servicios ecoturísticos en el Parque Nacional Natural Tayrona, en el marco del proyecto ‘Respira Tayrona’.

El caimán aguja o caimán del Magdalena, es una especie en peligro de extinción. Su nombre científico es Crocodylus acutus. Tiene una gran relevancia cultural y natural en Colombia, por tanto, es importante su preservación.

Marzo

Llegó el coronavirus a Santa Marta

El 20 de marzo el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia confirmó los dos primeros casos de coronavirus covid-19 en Santa Marta.

Los dos primeros contagiados en la capital del Magdalena fueron dos hombres; un adulto mayor de 88 años, y un joven de 20 años, según indicó la tabla oficial del Instituto Nacional de Salud.

El caso del joven fue importado desde España. El longevo falleció en la madrugada del lunes 23 de marzo y recibió atención médica luego del ingreso por síntomas gastrointestinales. MinSalud confirmó que fue el tercer fallecimiento por covid-19 en Colombia.

En el mes de diciembre, Magdalena superó los 23.000 contagios por coronavirus. Por su parte, Santa Marta superó los 16.000 casos positivos y más de 530 muertes.

Abril

Se prorrogó la ley seca y toque de queda en Santa Marta por la pandemia

La Alcaldía de Santa Marta expidió el Decreto 114, por medio del cual se adoptó el Decreto 531 del 8 de abril de 2020 “En virtud de la emergencia sanitaria, generada por el coronavirus (Covid-19) y el mantenimiento del orden público”.

Este mismo acto administrativo prorrogó la ley seca y el toque de queda en el Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta y se dictaron otras disposiciones. Se restringió la circulación de personas entre las 8:00 de la noche y las 4:00 de la mañana.

Se adoptó como medida de prevención, protección y conservación de la salud y la vida, el aislamiento preventivo obligatorio de los habitantes, residentes y transeúntes del territorio en Santa Marta, zona urbana y rural, desde las cero horas (00:00 A.M.) del día 13 de abril del 2020 hasta las cero horas (00:00 A.M.) del día 27 de abril de 2020; en el marco de la emergencia sanitaria por causa del Covid-19.

Para efectos de lograr el efectivo aislamiento preventivo y obligatorio, se limitó totalmente la libre circulación de personas y vehículos, con las excepciones previstas en el artículo 3 del Decreto 531 del 8 de abril de 2020. De la misma manera, se prohibió el consumo de bebidas embriagantes en Santa Marta, zona rural y urbana, espacios abiertos y establecimientos de comercio. Por la evidente propagación del contagio de covid 19 en el Distrito, se reforzaron las medidas restrictivas como el ‘Pico y Cédula’ en los lugares públicos donde se presentaban aglomeraciones de personas.

Los sábados y domingos se restringió la circulación total de los habitantes de Santa Marta, con el objetivo de que se quedaran en casa y evitaran ser contagiados por el virus.

Mayo

Nacieron trillizos en Santa Marta en plena cuarentena

En la clínica Cehoca de Santa Marta en medio de la pandemia del coronavirus, nacieron trillizos completamente sanos: dos niños y una niña.

EL INFORMADOR en exclusiva dio a conocer la historia de la familia. Los padres no tenían cómo mantener a los trillizos y los samarios al saber lo que ocurría, se volcaron para ayudar.

Dalber Brito Navarro, samario de 34 años y padre de los trillizos conversó con esta Casa Editorial y contó su historia con la esperanza de que alguna autoridad lo auxiliara en momentos tan preocupantes debido a que estaba sin trabajo por las restricciones de la covid- 19. Sin embargo, él no contaba con el respaldo que pronto recibiría del pueblo samario y que le permitiría solventar los primeros meses.

“Yo soy un trabajador independiente, hago trabajos de construcción liviana, moldura, acabado de cielo raso, y con todo este tema del coronavirus estoy sin trabajo, no hay nada para hacer”. contó Brito como antesala de su situación. También comentó que la ayuda de sus familiares y amistades más cercanas fue vital para que los bebés nacieran sanos y sin percances. “Me he mantenido gracias a amigos, familiares de mi esposa y mis padres, que me han colaborado con los gastos del embarazo”.

Luego que EL INFORMADOR hiciera pública esta situación, varios samarios se pusieron en contacto con esta Casa Editorial para ver en qué podían ayudar a la familia Brito. Ropa, pañales, pañuelos húmedos y hasta coches fueron donados por varios ciudadanos. “Estoy muy agradecido con toda la gente que me ha apoyado en este momento tan difícil para nosotros. Han sido más de 15 personas que se pusieron en contacto conmigo, y gracias a Dios los niños están bien y a mi señora ya le dieron salida (de la clínica)”, expresó Dalber Brito en su momento.

Junio

Utilizaron ambulancia para transportar 100 kilos de cocaína en Magdalena

Unidades policiales de Santa Marta hallaron en la carretera Troncal del Caribe más de 100 kilos de cocaína que eran transportados en una ambulancia procedente del municipio de Zona Bananera.

Las dos personas que se hicieron pasar como personal de salud fueron reportados como Jorge Andrés Galván Ballesteros, quien se hacía pasar como enfermero y Álvaro Felipe Peñaranda, conductor de la ambulancia, de placa RFS-824, que portaba los distintivos del hospital ‘Emiro Quintero Cañizares del municipio de Ocaña en Norte de Santander.

El supuesto paciente fue identificado como Pablo Emilio Carrascal Arévalo quien simulaba llevar puestos los equipos de oxígeno y catéter, mientras que su acompañante era Norly Julith Pinzón Ramírez, quien hacia creer que era familiar acompañante.

Los cuatro implicados fueron llevados hasta la Fiscalía y puestos a disposición de la autoridad competente para que respondieran por el delito de porte, tráfico y distribución de estupefacientes.

Personal médico de la Clínica La Milagrosa de Santa Marta dictaminó que el paciente que trasladaba la ambulancia no tenía ninguna enfermedad. La coca tenía como destino final Santa Marta para ser enviada por las estructuras de crimen organizado hacia el exterior donde alcanzaría un precio de hasta 2 millones de dólares que en pesos colombianos serían unos 7.000 millones.



Más Noticias de esta sección

Publicidad