'Niños y jóvenes cuentan con nuestro apoyo': Taliana Vargas

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Por Edgar Tatis Guerra Redactor de EL INFORMADOR

Curiosamente el sector está bautizado como El Milagro. Y allí todo está por hacerse, otrora era un hueco que se inundaba cada vez que llovía pero que gracias a la visión de personas con gran corazón y llenos del amor de Dios, empezó a transformarse.

Primero llegó la Fundación San Vicente De Paul, que esparció sus semillas y hoy siete años después ya existen 'árboles' con frutos que se pueden mostrar con orgullo. Ayer, en horas de la mañana, llegó otra alegría para los niños que habitan en ese lugar. Ellos recibieron con una sonrisa y con aplausos a Taliana Vargas Carrillo, gestora de la Fundación Casa en el Árbol quien visitó el sector y lideró una gran brigada de salud.

Con Taliana llegaron médicos, odontólogos, psicólogos, mimos y hasta payasos para atender a los infantes que están a cargo de la Fundación San Vicente De Paul.

'Los niños y jóvenes de Santa Marta también cuentan con mi apoyo', dijo Taliana, quien aseguró que su fundación nace como una respuesta de devolverle a la vida tantas bendiciones que le ha dado. Cuando uno recibe tanto, el alma no se llena si no haces lo mismo, por eso estoy dispuesta a dar todo por los niños y jóvenes de mi ciudad. Creo con fe que van a salir adelante', expresó con alegría la Exvirreina Universal de la Belleza.

¿Cómo nace la fundación?

Al referirse a la Fundación Casa en el Árbol dijo: 'Creo que esto va a ser el proyecto de mi vida, cuando yo estaba pequeña recuerdo un árbol de ciruelas en el patio de mi abuela, allí tenía una casita donde yo soñaba con ser princesa, profesora y astronauta. Por eso quiero dar la posibilidad a todos los niños de soñar y tener su propia casa', contó Taliana.

Con la ternura que la inspira, Taliana reconoció que conjuntamente con el trabajo social que viene desarrollando la Fundación San Vicente De Paul, están sembrando la mejor semilla de amor alrededor de 350 niños que habitan en El Milagro.

Expresó que desde hace siete años viene acompañando a la Fundación porque tiene la firme convicción que apoyar a los niños es aportarle a la paz y al desarrollo humano. Ahora con su propia Fundación Casa en el Árbol ya cuenta con el respaldo de las Naciones Unidas, la Universidad del Magdalena, y próximamente la Sociedad Portuaria de Santa Marta.

Apoyo de Unimagdalena

Uno de los aliados estratégicos con los que cuenta la Fundación Casa en el Árbol es la Universidad del Magdalena. Al respecto, Ruthber Escorcia Caballero, rector de la institución de educación superior dijo que 'Desde que tuvimos la oportunidad de dialogar con Taliana sobre la Fundación Casa en el Árbol no dudamos en apoyarla por su propósito social, creemos que es un proyecto de vida y a largo plazo en el que se pueden involucrar a muchos actores y lograr beneficiar a la comunidad, mejorando su calidad de vida y generando desarrollo'.

Para la universidad desde la extensión y la proyección social es la forma de articular los programas académicos y de investigación con las comunidades para atender las demandas de la sociedad. Ruthber Escorcia destacó la activa participación de la Facultad de Salud y sus programas de Medicina, Enfermería, Odontología y Psicología; la Facultad de Humanidades con el Programa de Derecho; la Facultad de Educación y sus programas de Licenciatura en Pre-Escolar y Atención a la Primera Infancia.

La experiencia desde los círculos de aprendizaje, será también fundamental para acompañar el proceso que permitirá a los estudiantes de la Universidad del Magdalena mantener un contacto con las realidades sociales de Santa Marta.

'Soy feliz': Orlando Zabaraín

Orlando Zabaraín, representante de la Fundación San Vicente De Paul, precisó que el trabajo con los niños lo mantiene feliz. Dijo que cuando escuchó el llamado de Dios tomó la decisión de trabajar por los infantes porque sin ellos no habrá futuro.

Señaló que en los primeros siete meses de labores se atendieron 80 infantes, y que gracias al impacto social que se tuvo, el número de beneficiarios aumentó a 110. A la fecha son 350 niños los que reciben un almuerzo de lunes a sábado, una labor que inicia un 15 de enero y finaliza el 22 de diciembre. 'En total son 400 mil almuerzos que se entregan a los niños durante todo un año', precisó.

'Cada día el mundo se aleja de Dios y aquí propendemos por alimentar el cuerpo y el alma. Nuestros niños reciben un almuerzo balanceado y nutritivo pero además se les inculca el amor a Dios y su infinita misericordia', dijo Zabaraín.

Destacó el apoyo tesonero de Taliana Vargas, quien siempre ha estado dispuesta a colaborar y ahora que ella tiene su propia fundación se trabajará en alianza estratégica. 'Estamos edificando una casa en El Rodadero donde tendremos una fábrica para dictar talleres que generen otros ingresos', puntualizó Zabaraín.

Ahora sí, podemos decir mirando al cielo, que los niños y jóvenes de Santa Marta están viviendo un verdadero milagro.




Más Noticias de esta sección

Publicidad