El Papa Francisco aconseja a los sacerdotes reducir la homilía para que la gente “no se duerma”

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger
El Sumo Pontífice había hecho el mismo llamado en el Ángelus del 23 de enero, cuando solicitó a los sacerdotes predicar homilías que sacudan el corazón con la Palabra de Dios y no “conferencias impecables”.

En la Audiencia General del pasado miércoles 12 de junio, el Papa Francisco aconsejó a los sacerdotes impartir homilías que no duren más de 8 minutos, y que contengan “un pensamiento, un sentimiento y una idea”, para que puedan “trasladar la Palabra de Dios del libro a la vida”.

Continuando con su ciclo de catequesis sobre el “Espíritu Santo y la esposa”, resaltó que la Sagrada Escritura es un testimonio “autorizado e inspirado por Dios” y por el Espíritu Santo, lo que se traduce en “la inspiración divina de la Biblia”.

“El Espíritu Santo, que inspiró las Escrituras, es también el que las explica y las hace eternamente vivas y activas”, remarcó a continuación.

“La Muerte y la Resurrección de Cristo es el faro que ilumina nuestra vida”

En esta línea, afirmó que se en ocasiones, un pasaje de la Escritura “que hemos leído muchas veces sin ninguna emoción particular, un día lo leamos en un clima de fe y de oración y, de repente, ese texto se ilumina, nos habla, arroja luz sobre un problema que vivimos, aclare la voluntad de Dios para nosotros en una situación determinada”.

“¿A qué se debe este cambio, si no a una iluminación del Espíritu Santo?”, preguntó el Santo Padre. Por ello, aseguró que “las palabras de la Escritura, bajo la acción del Espíritu, se vuelven luminosas”.

La Iglesia, explicó el Papa Francisco, “se nutre de la lectura espiritual de la Sagrada Escritura, es decir, de la lectura realizada bajo la guía del Espíritu Santo que la inspiró”.

“En su centro, como un faro que lo ilumina todo, está el acontecimiento de la Muerte y Resurrección de Cristo, que cumple el plan de salvación, realiza todas las figuras y profecías, desvela todos los misterios ocultos y ofrece la verdadera clave de lectura de toda la Biblia. La Muerte y la Resurrección de Cristo es el faro que ilumina toda la Biblia, también ilumina nuestra vida”, resaltó.

Un Evangelio de bolsillo, el consejo del Papa Francisco para la “lectura espiritual”

Asimismo, remarcó que la Iglesia, la Esposa de Cristo, “es la intérprete autorizada del texto de la Escritura inspirada, la mediadora de su auténtica proclamación”. Dado que la Iglesia está dotada del Espíritu Santo, “por esto es inspiradora e interpretadora, es ‘columna y  fundamento de la verdad’”.

El Papa Francisco recordó que “el deber de la Iglesia es ayudar a los fieles y a quienes buscan la verdad a interpretar correctamente los textos bíblicos”.

Más tarde, señaló que una forma de realizar la lectura espiritual de la Palabra de Dios es la práctica de la lectio divina, que consiste en dedicar un momento del día a la lectura personal y meditada de un pasaje de las Escrituras.


“La homilía no debe durar más de 8 minutos”

A continuación, el Papa Francisco posó su mirada sobre la “lectura espiritual de las Escrituras por excelencia”, que es la que se realiza en la Santa Misa, es decir, la homilía.

Para que la homilía ayude “a trasladar la Palabra de Dios del libro a la vida”, aconsejó especialmente a los sacerdotes “que hablan tanto, y tantas veces no se entiende de qué cosa hablan”, a realizar una homilía breve y concreta.

De este modo, para que los fieles no se queden dormidos, el Papa Francisco pidió que las homilías “no duren más de 8 minutos” y afirmó que estas deben contener “un pensamiento, un sentimiento y una idea”.

“La homilía no debe durar más de 8 minutos, porque después de ese tiempo se pierde la atención, y la gente se duerme, se queda dormida, con razón. Una homilía debe ser así, y esto se lo quiero decir a los sacerdotes que hablan tanto, tantas veces, y no se entiende de qué cosa hablan. Homilía breve; un pensamiento, un sentimiento, y una cosa de acción, de cómo hacer. No más de 8 minutos. Porque la homilía debe ayudar a trasladar la Palabra de Dios del libro a la vida”, enfatizó.




Más Noticias de esta sección

Publicidad