Se cumplen 77 años de la bomba atómica en Nagasaki

Estados Unidos lanzó una segunda bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki, matando a 40 mil personas.

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Según la historia de los bombardeos, Hiroshima y Nagasaki fueron los epicentros de este tipo de artefactos explosivos que acabaron con la vida de más de 100 mil civiles de estas dos localidades de Japón.

A las 8:15 de la mañana del 6 de agosto de 1945, hace 77 años, un avión de la fuerza aérea estadounidense dejó caer sobre Hiroshima, al sur de Japón, la primera bomba atómica de la historia. La explosión liberó un hongo nuclear que ascendió 16 kilómetros por la atmósfera. Abajo, en la ciudad, la onda explosiva elevó la temperatura a 1 millón de grados centígrados.

70 mil personas murieron instantáneamente, y otras 70 mil fueron muriendo en los días y las semanas siguientes, por los efectos de la radiación. Tres días después, Estados Unidos lanzó una segunda bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaki, matando a 40 mil personas.

En este sentido, el bombardeo las dos localidades japonesas significó el verdadero fin de la Segunda Guerra Mundial. La bomba atómica de Hiroshima, conocida como ‘Little Boy’, y la de Nagasaki, llamada ‘Fat Man’, marcaron el verdadero final del mayor conflicto del siglo XX.

Le pude interesar: Nagasaki se resigna a un 75 aniversario de la bomba atómica con perfil bajo

El dato
Según el general Thomas P. Farrell, comandante de operaciones de la bomba atómica, el 30% de Nagasaki había quedado destruida en el bombardeo atómico.


¿Cuál fue el motivo de lanzar la bomba atómica?
Obtener el mayor efecto psicológico en contra de Japón. Hacer suficientemente espectacular el uso inicial del arma de tal forma que fuera reconocida internacionalmente en términos publicitarios cuando fuera arrojada.

Finalmente, Japón incondicionalmente acordó aceptar los términos de la rendición el 14 de agosto.


‘Fat Man’, la bomba lanzada sobre Nagasaki, la cual, a diferencia de la de Hiroshima, una reacción interna causó la fisión del núcleo y la implosión que generó una energía destructiva.

En conclusión, la guerra nuclear marcó el final de la Segunda Guerra Mundial y un capítulo devastador en la historia mundial, siendo un gran reto que supuso alcanzar un acuerdo para preservar el control atómico en un difícil escenario internacional que pronto desembocaría en la Guerra Fría.



Más Noticias de esta sección

Publicidad