Transfiguración del Señor, uno de los milagros de Cristo

Este acontecimiento es uno de los cinco hitos principales en la narrativa del evangelio de la vida de Jesús, siendo los otros su bautismo, crucifixión, resurrección y ascensión.

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


La solemnidad de la Transfiguración nace, probablemente, de la conmemoración anual de la dedicación de una basílica en honor a este misterio que se levantó en el Monte Tabor.

La transfiguración de Jesús es un evento narrado en los evangelios, según san Mateo, san Marcos y san Lucas, en el que Jesús se transfigura y se vuelve radiante en gloria divina sobre una montaña.

En estos pasajes, Jesús y tres de sus apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, se dirigen a una montaña (Monte Tabor o Monte de la Transfiguración) a orar.

En la montaña, Jesús empieza a brillar con rayos brillantes de luz, generalmente llamada ‘luz tabórica’.

Entonces los profetas Moisés y Elías aparecen al lado de él y habla con ellos. Entonces, Jesús es llamado “Hijo” por una voz en el cielo, que es Dios Padre, como en el día de su bautizo.

Le puede interesar: Hoy es el segundo Domingo de Cuaresma

Importancia

La transfiguración es uno de los milagros de Jesús en los Evangelios, el cual es único entre otros que aparecen en los evangelios canónicos, en tanto el milagro le sucede a Jesús mismo. Por consiguiente, Tomás de Aquino consideraba que la transfiguración era ‘el mayor milagro’ en el sentido de que complementaba el bautismo y mostraba la perfección de la vida en el cielo.

Asimismo, este acontecimiento es uno de los cinco hitos principales en la narrativa del evangelio de la vida de Jesús, siendo los otros su bautismo, crucifixión, resurrección y ascensión.

El dato
La Iglesia Católica recuerda este hecho el 6 de agosto y el segundo Domingo de Cuaresma.


En conclusión, en las enseñanzas cristianas, la transfiguración es un momento crucial, y el entorno en la montaña se presenta como el punto donde la naturaleza humana se encuentra con Dios: el lugar de encuentro de lo temporal y lo eterno, con Jesús mismo como punto de conexión, actuando como puente entre el cielo y la tierra.



Más Noticias de esta sección

Publicidad