Arte y cultura de Urabá circulan por Colombia con el vigor del emprendimiento

Actualidad
Tamaño Letra
  • Smaller Small Medium Big Bigger


Medellín (Colombia),(EFE).- El arte y la cultura en la región colombiana del Urabá se revolucionaron con un proyecto que fortaleció emprendimientos culturales para diversificar la economía y reivindicar con propuestas artísticas a un territorio golpeado por la violencia.


La iniciativa Emprendimiento Cultural Urabá, creada en 2018 a partir de una alianza entre la caja de compensación Comfama, la Fundación SURA y la Corporación Interactuar, no solo rescató la tradición y la diversidad cultural, también le dio alas a creativos, artistas y artesanos de la región para poner a circular por el país su talento.

El gerente del proyecto, Lenis Agudelo, aseguró que a través de esta estrategia consolidaron a unos emprendimientos "tan potentes" que, además de "disfrutarlos" en Urabá, demostraron calidad para trascender en el mercado nacional.

"En un futuro también podrán circular a nivel internacional", dijo a Efe Agudelo.

La estrategia inició su primera fase con más de 80 emprendedores creativos y culturales, quienes estructuraron su modelo de negocio. A la segunda fase avanzaron 40 para continuar con su crecimiento empresarial y mejorar la factura técnica con la guía e inspiración de expertos.

Por último, con 22 integrantes desarrollaron una tercera fase, enfocada en conexión con mercados y circulación nacional.

"Pasamos de tener emprendedores que dormían en escuelas o que cantaban por un refrigerio, a tener realmente empresarios del arte y la cultura", afirmó el director.

En medio de su evolución han pisado escenarios como el mercado musical iberoamericano Circulart, la Bienal Internacional de Danza de Cali, el Festival Internacional de Teatro de Manizales, Expoartesano, Negro Fest y la Feria Interactuar, entre otros.



EL ARTE DE LA TRANSFORMACIÓN

La iniciativa trabajó con emprendedores de artes escénicas, artes visuales, artesanías, diseño y manualidades, música, danza y audiovisual, además con entidades de apoyo y de fomento a la cultura.

Entre los beneficiados está la Corporación Cultural Camaleón de Urabá, una organización que en 17 años de labor ha logrado modificar la percepción de la Comuna 1 del municipio de Apartadó utilizando el arte como un instrumento de paz.

"Fue un lugar ventado por toda esa herencia que dejó la guerra", explicó a Efe María Victoria Suaza, directora de la corporación.

Para ella, la consolidación del proyecto Emprendimiento Cultural Urabá trajo una "transformación del territorio y otro tipo de convivencia", además de permitirle a su organización avanzar hacia una estructura de empresa.

Lo vivió como una experiencia de "mucho aprendizaje" con una estrategia novedosa que incluyó 1.764 horas de acompañamiento individual, en temáticas que van desde finanzas y mercadeo hasta innovación artesanal, producción de artes escénicas y creación de nuevos productos.

"Nos ha cualificado y no solo desde el área empresarial, también desde lo que hacemos: el arte teatral", apuntó Suaza, quien consideró que esta intervención "insertó" en los emprendedores culturales "la idea de vivir con sostenibilidad y dignamente".

Entre talleres, seminarios y laboratorios también creció la compañía de danza Dinastía Negra, dirigida por Marino Sánchez y fundada en San Juan de Urabá hace 30 años como un colectivo artístico que se enfocó en el folclor tradicional de las regiones Caribe y Pacífica.

"Tenemos la agenda bastante copada, y eso nunca había pasado. Son presentaciones pagadas, antes eran gratis ", contó a Efe el orgulloso director.

Ese es quizá el resultado más impactante de la participación en el proyecto de emprendimiento, que le dio un "giro importante" a la compañía en su organización y posicionamiento de marca, además de estimular su proceso creativo: "Nos dieron herramientas".

Para Sánchez, "conectar con personas que andan en el mercado cultural ayudó mucho. Nos visibilizamos y nos están contratando".

También le dio valor a reivindicar el territorio, pues a través de la danza "podemos mostrar la otra cara, no la de violencia y la guerra".

TEJER PROGRESO EN COMUNIDAD

En la comunidad indígena Ipkikuntiwala, ubicada en el resguardo Caimán Nuevo, en los municipios de Necoclí y Turbo, hay un impacto positivo en las mujeres como protectoras de las molas, piezas artesanales que ellas elaboran a mano con telas e hilo, para plasmar su cultura e identidad.

Con la intención de apoyar a su comunidad y dar a conocer sus productos, Tuminel Santacruz se postuló con su emprendimiento Artesanía Tule Kuna al proyecto cultural, que ha invertido en el Urabá cerca de 3.000 millones de pesos (unos 756.000 dólares) en formación, conexión e incentivos económicos.

"Hasta diseñadores nos han acompañado para mejorar nuestros productos. Nos apoyaron bastante", comentó Santacruz, quien ha trabajado con 40 mujeres para importantes ferias de artesanías. EFE



Más Noticias de esta sección

Publicidad